Racismo: Críticas de la AMIA al Gobierno - Cuestionó la posición Argentina en Ginebra

El presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Aldo Donzis, calificó ayer de "inexplicable" la actitud de los delegados argentinos en la Conferencia contra el Racismo ante el discurso del polémico presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad.

El nuevo museo del Holocausto

Autor: 
ABRAHAM B. YEHOSHUA*

Aún recuerdo el momento en que me enteré de que seis millones de judíos habían sido exterminados durante la Segunda Guerra Mundial. Fue en Jerusalén en la primavera de 1945, unas semanas después del fin de la guerra. Yo tenía unos nueve años, y la guerra en sí, pese a que ocurría lejos de Palestina, la seguía con gran interés y emoción a través de lo que me iba contando mi padre.

Nunca Más

Autor: 
Bernardo Kliksberg *

 

Yad Vashem

Yad Vashem

Autoridad para el Recuerdo de los Mártires y Héroes del Holocausto
 

Yad Vashem, la Autoridad para el Recuerdo de los Mártires y Héroes del Holocausto fue establecida en el año 1953 por una ley del Parlamento Israelí.

Otra vez la cuestión judía

Autor: 
Juan José Sebreli

Hugo Wast. Reconocido antisemita, dirigió la Biblioteca Nacional durante 24 años.
No se puede comprender la reciente ola de antisemitismo sólo a partir de las circunstancias actuales, es preciso remontarse al siglo pasado, rastrear los antecedentes de la crisis en las contradicciones de la sociedad argentina frente la cuestión judía.

La Justicia volvió a citar a Anzorreguy por la causa AMIA

El ex titular de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) Hugo Anzorreguy, imputado por presunta desviación de la investigación del atentado a la AMIA de 1994, volvió a ser citado por la justicia para fines de este mes.
El juez federal Ariel Lijo, que lleva la causa contra un grupo de funcionarios encabezados por el ex presidente Carlos Menem, citó a Anzorreguy para el lunes 27 abril a las 10:30 a los tribunales de Comodoro Py 2002.

Siempre fueron ciegos

Autor: 
Israel Winicki

En enero de 1933 un hombrecito vociferante de bigotes chaplinescos tomaba el poder en Alemania. Sus discursos histéricos encendían a las masas. Detrás de él se agrupaban los militares ávidos de revancha, los monárquicos que añoraban al Kaiser, y, por sobre todas las cosas, los grandes capitales industriales (Krupp, Thyssen, etc.) temerosos de una revolución comunista.