Ud. está aquíSociedad

Sociedad


Daniel Burman: "Por los próximos 50 años no me va a interesar ver historias de pandemias"

Autor: 
Marcelo Stiletano
Fuente: 
LA NACION

Hace algo más de dos años que Daniel Burman no hace declaraciones públicas. La fallida experiencia de Edha , más castigada por la frivolidad de la TV del chimento que por la genuina crítica televisiva, lo llevó a tomar una prudente distancia de los medios y concentrarse en su trabajo como CEO de Oficina Burman, compañía que forma parte del poderoso grupo español The Mediapro Studios. Como tal, trabaja como jefe de contenidos para la Argentina y Estados Unidos. Mientras tanto, sigue disfrutando de los ecos cosechados por su último trabajo local como director artístico, Pequeña victoria , y prepara su vuelta a la dirección con la serie Iosi, el espía arrepentido , anunciada a fines de enero último por Amazon .

La llegada del coronavirus alteró todos los planes originales y Burman, poco antes de ordenarse el aislamiento obligatorio,pudo regresar a la Argentina después de estar la mayoría del tiempo fuera de nuestro país por sus tareas profesionales. Hoy cumple con la cuarentena en su hogar porteño y desde allí conversa por teléfono con LA NACION sobre su trabajo creativo y sobre todo lo que este tiempo hizo para que decidiera cambiar su perspectiva de ciertas cosas que considera esenciales.

-¿Qué primeras lecciones te deja la cuarentena?

-Primero, tener muy en claro que los códigos de vida y los lineamientos éticos que cada uno adopta en su vida tienen que ser los mismos en cuarentena, en un asado con amigos o en medio de un set de filmación. En charlas que voy teniendo estos días con colegas veo que cada vez nos interesan más aquéllos contenidos en los cuales, más allá de la trama, los personajes se interrogan por sus propios conflictos morales. Antes uno buscaba quizás más dramas que sirvan de distracción de lo cotidiano. Ahora, en este tiempo más reflexivo, aparecen esos dilemas que enfrentamos cuando estamos un poco más en paz con nosotros mismos. Estoy muy metido en eso.

Entrevista a Alejandro Kladniew: Interrogantes comunitarios en tiempos de cuarentena

Autor: 
Dr. Guido Maisuls
Fuente: 
identidades

Alejandro Kladniew, ex presidente del Hogar LeDor VaDor y ex director ejecutivo del Joint, candidato a presidente por la agrupación “UNA AMIA”

 

Estimado Alejandro Kladniew:  “Identidades” solicita tu valiosa opinión.
 
1. ¿Cuál es tu evaluación de los aspectos anímicos y psicológicos que el coronavirus está produciendo a las comunidades judías?

Alejandro Kladniew: Creo que, a nuestra comunidad, tal como le sucede a la sociedad toda en su conjunto, siente un alto nivel de incertidumbre acerca del futuro inmediato y mediato. Asimismo es difícil dar una respuesta general, porque cada comunidad judía es heterogénea y diversa. Pero, de acuerdo a estudios cualitativos y los poblacionales existentes, notamos que las consecuencias esperables son alarmantes y aún no hay real dimensión del fenómeno que estamos atravesando.

La argentina, es la comunidad judía del mundo occidental con un ingreso promedio per cápita, más bajo del planeta, con muchos hermanos en niveles de pobreza y vulnerabilidad por encima de la media. Objetivamente pareceria ser que nuestro futuro es mas inquietante que el de otros paises.
 

INTERPOL arresta a cientos en la represión de las rutas terroristas en el sudeste asiático

Fuente: 
Eurasia Review

Una operación dirigida por INTERPOL con el nombre en código 'Maharlika III' vio a las fuerzas del orden público de Brunei, Indonesia, Malasia y Filipinas (BIMP) desplegarse en puntos estratégicos a lo largo de las rutas de tránsito terrorista conocidas en el sudeste asiático en una serie de acciones simultáneas de control de fronteras y aplicación de la ley.

La medida coordinada, del 24 de febrero al 20 de marzo en medio del brote global de COVID-19, resultó en el arresto de más de 180 personas por diversos delitos, incluido un presunto miembro del grupo terrorista Abu Sayyaf (ASG).

La operación vio a 82 víctimas de la trata de personas, principalmente mujeres jóvenes de entre 20 y 30 años, rescatadas por las autoridades filipinas. Además, las autoridades indonesias identificaron y rescataron a otros 35 adultos y 17 niños (12 niños y cinco niñas), con edades comprendidas entre 10 y 15 años, que llegaron de Malasia.

20 de ABRIL DE 1799: PROCLAMA A LA NACION JUDIA de NAPOLEON BONAPARTE

Recordando antecedentes de no judíos que apoyaron el concepto de una patria judía en Palestina tenemos la obligación moral de decir que los judíos tenemos una deuda ética con Napoleón, porque no le hemos dado el reconocimiento y los honores que merece por lo que hizo por nosotros, entre otras cosas, cuando los franceses estaban por tomar San Juan de Acre, Napoleón manifestó que iba a crear un Estado judío en Palestina, que lo proclamaría al llegar a Jerusalén. Esto se frustro porque los ingleses ayudaron militarmente a los turcos y Napoleón se tuvo que retirar. La proclama que preparo Napoleón era la primera proclama sionista, tenía este texto:

"PROCLAMA A LA NACIÓN JUDÍA (tenía como fecha el 20 de abril de 1799).

Cuartel general Jerusalén, 1ero floreal, año VII de la República Francesa (20 de abril de 1799) Bonaparte, comandante en jefe de las armadas de la República Francesa en África y en Asia, a los herederos legítimos de la Palestina: ¡Israelitas, nación única que las conquistas y la tiranía han podido, durante miles de años, privar de su tierra ancestral, pero ni de su nombre, ni de su existencia nacional!

Los observadores atentos e imparciales del destino de las naciones, aún si no tienen los dones proféticos de Israel y de Joel, se dieron cuenta de la justeza de las predicciones de los grandes profetas quienes, la víspera de la destrucción de Sión, predijeron que los hijos del Señor regresarían a su patria con canciones y en felicidad, y que la tristeza y los suspiros huirían para siempre jamás.

¡De pie en la felicidad, los exiliados! Esta guerra sin ejemplo en toda la historia, ha sido emprendida por su propia defensa por una nación cuyas tierras hereditarias eran consideradas por sus enemigos como una presa ofrecida que desmenuzar. Ahora esta nación se venga de dos mil años de ignominia. Aunque la época y las circunstancias parecen poco favorables a la afirmación o hasta a la expresión de vuestras peticiones, esta guerra os ofrece hoy, contrariamente a toda espera, el patrimonio israelí.

La Providencia me ha enviado aquí con un joven ejército, guiado por la justicia y acompañado por la victoria. Mi cuartel general está en Jerusalén y en algunos días estaré en Damas, cuya proximidad ya no es de temer para la ciudad de David. ¡Herederos legítimos de la Palestina! La Gran Nación que no trafica los hombres y los países según la manera de aquellos quienes han vendido vuestros ancestros a todos los pueblos no os llama a conquistar vuestro patrimonio. No, os pide tomar solamente lo que ya ha conquistado con su apoyo y su autorización de quedar amos de esta tierra y de conservarla a pesar de todos los adversarios.

¡Levantaos! Mostrad que todo el poder de vuestros opresores no ha podido aniquilar el valor de los descendientes de esos héroes que habrían hecho honor a Esparta y a Roma. Mostrad que dos mil años de esclavitud no han sido suficientes para ahogar ese valor.

¡Apresuraos! Es el momento que tal vez no volverá de aquí a mil años, de reclamar la restauración de vuestros derechos civiles, de vuestro lugar entre los pueblos del mundo. Tenéis el derecho a una existencia política en tanto que nación entre las demás naciones. Tenéis el derecho de adorar libremente al Señor según vuestra religión."

Texto extraído del artículo: “Napoleón, los judíos, y la historia de una traición”.

La ruta del dinero nazi en la Argentina: revelaron la identidad de miles de seguidores de Hitler que giraron dinero a Suiza

Fuente: 
infobae

El Centro Simon Wiesenthal difundió un documento con los integrantes de la “Unión Alemana de Gremios”, una de las organizaciones encubiertas que operaba en el país. En la nómina hay titulares de cuentas que depositaron fondos en el actual Banco Credit Suisse

 

Por un golpe de suerte, un investigador argentino descubrió un documento histórico que da cuenta de la ruta del dinero nazi en Argentina. El hallazgo, que fue difundido por el Centro Simon Wiesenthal, se trata de una lista con 12 mil nombres que simpatizaban con el gobierno de Adolf Hitler en Alemania, entre las que figuran personas que triangulaban dinero al exterior en apoyo al régimen totalitario. Según la historiografía sobre el Holocausto, ese tipo de operaciones involucra transferencias bancarias que se habrían realizado a partir del expolio y el robo del patrimonio de la comunidad judía.

 

La nómina con la identidad de los partidarios nazis fue encontrada circunstancialmente por el ingeniero Pedro Filipuzzi, en un antiguo depósito de una sede nazi que funcionaba en Buenos Aires. El texto expone un conjunto de información detallada que se creía perdida, con nombres, datos, números, fechas y transferencias de los miembros de la red germanófila que operaba en el país en tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

La hipótesis detrás de este hallazgo apunta a que el dinero alemán que ingresó al país en tiempos de nazismo terminó financiando negocios lícitos de empresarios simpatizantes con el régimen de Hitler. Sin embargo, parte de los fondos invertidos se habrían triangulado a Suiza mediante una cuenta madre que luego, ya en la república helvética, se ocultó en diversos depósitos.

Para entender la historia de esta maniobra nazi en el país hay que remontarse hasta la década de 1930. Por entonces, el gobierno filonazi del presidente José Félix Uriburu -apodado “Von Pepe” por sus ideas afines al Tercer Reich- y de su sucesor Agustín Pedro Justo acogieron con beneplácito la llegada de inmigrantes simpatizantes del totalitarismo alemán.

"ALEJANDO AGUADO" EL AMIGO SEFARADI DEL GRAL SAN MARTIN" (Reedición)

San Martín es el prócer más venerado de Argentina y de la mitad de América del Sur por haberles hecho obtener la libertad. Derogó los dictados de la Inquisición a pocos días de poner pié en el Alto Perú. Quiso el destino que un descendiente de sefaradíes fuera el hombre que protegió y llenó de afecto a nuestro prócer en sus últimos años. En este artículo, el Profesor Mario E. Cohen, resume el perfil de la personalidad de Alejandro María Aguado y su relación con el Gran Capitán.
La vida de Alejandro María Aguado fue novelesca y fascinante. Natural de Sevilla, nació en junio de 1784 o 1785, era seis o siete años menor que José de San Martín, del que llegó a ser su mejor e íntimo amigo. En 1832, José de San Martín enfermo y sin recursos fue auxiliado por Aguado, ante las deudas que peruanos, chilenos y el Estado argentino tenían con el prócer, que finalmente fueron mal pagadas y a destiempo, tras muchas gestiones. Bartolomé Mitre (siglo XIX), historiador, militar y presidente argentino, lo testimonia escribiendo: ‘... su destino, según sus propias palabras, era ir a morir a un hospital. Un amigo compañero de armas suyo en la guerra de la Península, un español, el opulento banquero Aguado, vino en su auxilio y le salvó la vida, sacándolo de la miseria. Le hizo adquirir la pequeña residencia de campo de Grand Bourg, a orillas del río Sena ...“
Muchas enciclopedias señalan que Alejandro María Aguado provenía de una familia judía, algunas la precisan como judía-portuguesa. El prestigioso historiador español Gregorio Marañón señala: “... en los documentos de París hay una concomitancia entre don Alejandro (Aguado) y los comerciantes y banqueros judíos, lo que me hace presentir, en mi fuero interno, con casi seguridad, que aquel benemérito varón perteneció a dicha raza (judía) ... ’. Agrega: Yo he conocido varios Aguados de procedencia Navarra entre los sefarditas que aún existen en el mundo.
Una calle lateral del Instituto Sanmartiniano de la ciudad de Buenos Aires, lleva el nombre del que fue amigo del Libertador, como símbolo de esta histórica amistad.

Rabinos Laicos Humanistas en Israel

Autor: 
efraim zadoff
Fuente: 
AURORA

fueron ordenados en Jerusalem rabinos laicos que junto a los 12 que fueron ordenados en los años anteriores, conforman la organización MERJAV – Moétzet Rabanim Jiloniim BeIsrael – Consejo de rabinos laicos en Israel.

 

Uno de los nuevos rabinos es el Dr. Efraim Zadoff, historiador, educador y redactor de las conocidas Enciclopedia de la historia y la cultura del pueblo judío y de SHOÁ – Enciclopedia del Holocausto. En esta importante ocasión en su vida decidimos volver a entrevistarlo para que nos cuente sobre esta experiencia de convertirse en "Rabino laico humanista".

 

Aurora: ¿Qué significa ser Rabino laico humanista?

 

Efraim: Ante todo debemos analizar cuál es la esencia del rol de rabino en la cultura judía: en la Mishná – Tratado de Avot, se define a un "rav" como maestro, líder espiritual, conocedor e interpretador de las fuentes. Con el tiempo el rol de rabino fue ampliándose y con el correr de los siglos llegamos a que en nuestros días la función del rabino es la de ser un guía espiritual y un organizador comunitario en el sentido más amplio del concepto.

 

¿Es decir?

 

Un rabino se ocupa de ayudar a los judíos a desarrollar su vida espiritual, cultural y vital de acuerdo a sus necesidades y sus convicciones respecto a la cultura judía. Esto se refiere al ámbito educativo, en la realización de ceremonias que acompañan los jalones vitales como ser el nacimiento, el comienzo de la adolescencia y los primeros pasos hacia la adultez, la formación de una familia – casamientos, funerales y duelo, como así también en los diversos eventos del calendario hebreo.

 

¿No hay una contradicción intrínseca entre el concepto del laicismo o no religiosidad y el de "rabino laico"? ¿No es esta una función netamente religiosa?

 

Como dije, el rabino es un funcionario que debe servir a la comunidad. Originalmente esta función no tiene necesariamente relación con el culto religioso. Esto se debe a la característica de las expresiones religiosas de la cultura judía que para poder desarrollarse y realizarse no precisan la presencia de un rabino sino la de 10 judíos – sólo varones para los religiosos ortodoxos, y también mujeres para los religiosos conservadores y reformistas. Pero de ningún modo se precisa la presencia de un rabino para realizar actividades de culto, como ser rezar, o ceremonias vitales, aún las más formales como el casamiento.

 

¿Pero en Israel uno no puede casarse sin la intervención de un rabino?

 

Para ser más específico – para casarse en Israel se precisa la participación de un rabino religioso ortodoxo que esté registrado en el Rabinato. El casamiento oficiado por otros rabinos, aún si son religiosos de las diferentes corrientes, incluyendo ortodoxos que no están registrados en el Rabinato, no es reconocido oficialmente. Esto se debe a que el Estado de Israel, siguiendo la tradición legal del gobierno turco y luego del Mandato británico, delegó el registro de los eventos vitales de la población en los líderes de las diversas religiones. El Rabinato Principal (HaRabanut HaRashit), que es una institución ajena a la tradición y la cultura judía, es una entidad administrativa y que de este modo recibió el monopolio del registro de vida sobre todos los judíos, aún sobre aquellos que no reconocen su autoridad como regulador de la vida judía. Y está claro que estos somos la mayoría de los judíos israelíes.

 

¿Y de dónde proviene esta asociación del término rabino a la religión?

 

Puedo sugerir dos orígenes:

El primero es la asimilación por parte de los judíos de tradiciones cristianas. Esta asimilación se debe en gran medida a que durante siglos los judíos vivimos como minoría en sociedades cristianas y asimilamos muchos de los conceptos de su cultura. En el cristianismo el "padre" o el "pastor" es el oficiante y mediador entre el culto y el hombre regular. Sin ellos no se puede realizar ninguna ceremonia de vida. Este concepto es extraño al judaísmo.

El segundo es la percepción de que el judaísmo es una religión, interpretación que limita la visión y la proyección del judaísmo como cultura. En los últimos siglos comenzó a desarrollarse la interpretación humanista del judaísmo como una cultura nacional que sólo una parte de sus expresiones son religiosas. Esta perspectiva, que uno de sus precursores en los últimos siglos fue Baruj Spinoza, ha sido adoptada prácticamente por la absoluta mayoría de los judíos.

 

¿Pero ustedes niegan la importancia de la Biblia?

¡De ningún modo! La Biblia, tal como lo planteó Spinoza hace más de 350 años, es una compilación de libros, en realidad una pequeña biblioteca, que conforma la fuente de inspiración del pueblo judío. Es el pilar de nuestra literatura clásica. Como tal es respetada, valorada y querida por los judíos de las diferentes corrientes ideológicas: los rabínicos que basan su vida en las interpretaciones registradas en la Mishná, el Talmud y toda la literatura que se basa en estos libros y que conforma la Halajá; los Karaítas que aceptan sólo lo escrito en la Biblia; los "Beta Israel" originarios de Etiopía que mantuvieron un sinfín de tradiciones de la época bíblica y no aceptaron muchos de los cambios realizados por el judaísmo rabínico. Todos estos ejemplos y muchos más demuestran la diversidad en la interpretación de nuestras fuentes literarias clásicas. Esta diversidad también fue documentada por los escritos compilados en el Talmud.

 

¿Podrías dar algún ejemplo de esta diversidad en la interpretación o en los cambios aceptados por algunos y rechazados por otros?

De la multitud de casos que se puede encontrar sobre cambios que realizaron los fundadores de la corriente rabínica - JAZAL (acrónimo de Jajameinu Zijronam Livrajá, es decir nuestros sabios de bendita memoria) voy a citar dos:

Uno de ellos se refiere a la ley bíblica de "ojo por ojo, diente por diente…" (Shemot – Éxodo, cap. 21 vers. 24). Esta ley que obligaría a castigar a un trasgresor con el mismo daño que causó al próximo (quitarle un ojo si por su acción le hizo perder un ojo a un semejante). Esta disposición, que no hay testimonio de haber sido aplicada alguna vez en la época bíblica, fue transformada por JAZAL imponiendo en su lugar el pago de una indemnización por el daño causado. Esta disposición es vigente hasta hoy en toda legislación moderna.

Un segundo ejemplo, que atañe solamente al pueblo judío, es la vía por la que se transmite la pertenencia al pueblo judío. En la época bíblica la pertenencia al pueblo de Israel se transmitía de generación en generación por medio de los varones. En la Mishná y en el Talmud, un siglo después de la destrucción del Segundo Templo, se cambió esta tradición y se decidió que la pertenencia al pueblo se transmitiera sólo por la vía materna. Sin embargo en el Talmud perduraron tradiciones que aún sostenían la vigencia de la transmisión por vía paterna. En el presente las comunidades de karaítas y de originarios de Etiopía, mantienen la tradición bíblica; las corrientes religiosas rabínicas mantienen la tradición talmúdica y la corriente religiosa reformista está dividida en sus posiciones al respecto. El Movimiento Sionista fundado por judíos laicos, adoptó desde su comienzo ambas tradiciones aceptando como judíos legítimos a los hijos de hombres o de mujeres judíos indistintamente. Sin embargo el Estado de Israel, fundado por el Movimiento Sionista, no acepta la tradición de sus fundadores y mantiene una actitud discriminatoria respecto a los varones judíos como transmisores legítimos de la pertenencia nacional a sus descendientes.

 

Retornando al tema del rabinato laico humanista, ¿quién otorga esta graduación?

 

El Instituto Mundial de Judaísmo Laico Humanista fundado en los años '80, entre otros, por el prof. Yehuda Bauer, el rabino Sherwin Wein z"l y el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia el Juez Jaim Cohen z"l. Este Instituto formó dos campus, uno en Detroit, Estados Unidos, y otro en Jerusalem, cuya organización se denomina Tmura – Iahadut israelit.

 

¿Quién reconoce vuestra autoridad como rabinos?

 

De acuerdo a la tradición judía milenaria un rabino es reconocido por la institución que lo ordena y por la comunidad que lo acepta como autoridad espiritual. Esta situación es vigente hasta el presente en todo el amplio entorno del liderazgo judío. Cada rabino o tribunal rabínico es reconocido por sus seguidores y esto es cierto también en los sectores religiosos ortodoxos a diversos efectos incluyendo asuntos prácticos como la kashrut de los alimentos. Sin embargo en los sectores liberales del judaísmo religioso que incluye a grupos de ortodoxos, conservadores, reformistas y reconstruccionistas, hay una actitud muy respetuosa, que es mutua, hacia nuestros rabinos.

A mi sentir, el reconocimiento más valedero es el que recibo de los judíos que ven en mí su guía espiritual, y de las familias y parejas que solicitan mi colaboración en la realización de sus ceremonias.

Los ultra ortodoxos y el virus Corona

Autor: 
David Mendel

Ayer vi en la televisión y hoy leí en los periódicos, que cientos de ultra ortodoxos hicieron caso omiso de las instrucciones del Ministerio de Salud, y participaron en un entierro en Bnei Brak, una ciudad vecina a Tel Aviv.

Ese comportamiento ha despertado cólera en el resto de la población que está llegando a la conclusión que gran parte de la comunidad ultra ortodoxa, (no se debe generalizar ya que hay excepciones) no siente solidaridad  con el resto de la población, desprecia a las autoridades, y demuestra fanatismo al seguir ciegamente a rabinos que son tan ignorantes de la realidad como lo son sus seguidores.

No me considero ser más inteligente que el promedio de los ultra ortodoxos, y, por supuesto, tampoco puedo comparar mi conocimiento de las leyes del judaísmo con el de los doctos rabinos, pero, si fuese anatómicamente posible, hoy me daría a mí mismo palmadas en la espalda, por haber dicho hace dias que el principio de “Pikuaj Nefesh” (Salvar vidas) tiene prioridad sobre toda otra obligación religiosa.  

Esta verdad fue reconocida recién ayer, domingo 29 de marzo del 2020, por el rabino Jaim Kanievsky, líder de la Secta Lituana que tiene cientos de miles de seguidores, cuando, cambiando de idea, dio instrucciones a sus seguidores para que empiecen a cumplir con las disposiciones del Ministerio de Salud.

Periodista ultraortodoxa israelí analiza la obediencia y desacato de las instrucciones de sanidad por Corona

Autor: 
Ana Jerozolimski
Fuente: 
Semanariohebreojai.com




Tzipi Diskind-Marom, periodista en el periódico haredi (ultraortodoxo) “HaMishpajá”, conoce a fondo la comunidad en cuyo seno vive y también a la sociedad israelí mayormente secular o al menos no religiosa. Y éste, es un momento apropiado para conversar con ella, cuando de por medio está la crisis del Corona, ante la que la mayoría del público israelí reaccionó de una forma y las comunidades ultraortodoxas , en parte, de otra, y por cierto a otro ritmo.


Por iniciativa del Jerusalem Press Club, se realizó una entrevista por video con nuestra colega haredi, que completamos luego con una larga conversación telefónica con ella por separado.


Y lo primero es explicar los matices internos en la sociedad ultraortodoxa. Si bien claro está que hay más de un común denominador, también hay muchas diferentes internas, sub comunidades divididas también en lo que se refiere a la actitud ante el Estado, el trabajo, el vínculo con la sociedad israelí “de afuera” y mucho más.


Ahora, con el Coronavirus, el ruido lo hacen, como es lógico en general, los extremistas, en este caso más que nada una sub-facción dentro del sector conocido como el “peleg ierushalmi”, que no reconoce la autoridad del Estado y ha estado violando abiertamente las indicaciones del Ministerio de Salud Pública respecto al aislamiento y la necesidad de no aglomerarse.


Las escenas de un funeral con cientos de participantes en Bnei Brak a comienzos de semana, de un casamiento en Beit Shemesh un poco antes con numerosos invitados y más que nada los choques con la Policía y gritos “nazis” cuando los efectivos intentaban dispersar aglomeraciones prohibidas en el barrio Mea Shearim de Jerusalem , dejaron en el israelí promedio la sensación que el público ultraortodoxo se rebeló contra las instrucciones del Minsterio de Salud Pública, poniendo en peligro a toda la sociedad.