Ud. está aquíComunidad

Comunidad


Carta del Presidente de la Asamblea Rabínica Latinoamericana

Autor: 
Rabino Daniel Dolinsky

Como presidente de la Asamblea Rabínica Latinoamericana, quiero felicitar a los 160 Rabinos, amigos y colegas de las diferentes corrientes que fueron incluídos en la lista que publicó la Rabanut Harashit en Israel, ya son 161 porque yo quiero estar allí! Me autopongo en la lista, es un orgullo estar en esa lista en la que seguramente tantos jajamim de nuestro pueblo estarían si vivieran hoy.
Vergüenza, siento vergüenza, lista negra en la historia humana es algo nefasto relacionado con las prácticas más negativas de la convivencia humana en manos de soberbios y altaneros, que gracias a las acciones débiles de un gobierno, aprovechan su posición para defender una corporación desde la hegemonía, desde el monopolio. Esto ya pasó y sabemos como terminó!
Hoy es 17 de Tamuz y empieza en el año hebreo un período de 3 semanas en el que recordamos con tristeza la destrucción de los Batei Mikdash de Ierushalaim, una vez fueron los babilonios, otra vez los romanos, pero siempre ellos pudieron amparados en la podredumbre y derrumbe de valores y contenido en la sociedad judia.
Que no nos pase más!
Los invito a dedicar estas próximas 3 semanas a enseñar, educar, construir y actuar para que nunca mas un grupo de inadaptados se apodere de nuestra milenaria, multifacética y plural tradición.
No permitamos que se levante el dedo acusador validando su legitimidad o no, ni sobre los líderes ni sobre ningun miembro de nuestro pueblo
Para los amigos de la lista negra, aca van mis datos, así por favor me agregan.

Rabino Daniel Dolinsky
Harab Daniel Tzví ben Reuben
Montevideo - Uruguay

El Rabinato de Israel pone en lista negra a 160 rabinos de la Diáspora

Fuente: 
Haaretz/Jewish Press/Aurora

El Gran Rabinato de Israel publicó una lista negra de 160 rabinos de todo el mundo, incluyendo muchos rabinos ortodoxos, cuyas decisiones sobre la cuestión de “¿quién es judío?” no reconoce.
Entre los nombres destacados en la nueva lista negra figuran el rabino Avi Weiss, un rabino ortodoxo abierto, el fundador de la Yeshiva (seminario rabínico) Jovevei Torá en Nueva York, y el rabino Yehoshua Fass, cofundador y director ejecutivo de Nefesh BeNefesh, la organización que maneja toda la inmigración a Israel desde Norteamérica.
Tras su publicación, el Gran Rabino Ashkenazi de Israel, David Lau, expresó su conmoción e indignación por el hecho de que dicha lista haya sido difundida sin su conocimiento o autorización. “Esto se hizo sin el consentimiento o aprobación del rabino”, apuntó un alto asistente de Lau en una carta dirigida al director general de la oficina del Gran Rabinato. “¿Cómo puede ser que esa lista se publique sin informarle rabino su existencia y que va a hacerse pública?”

Los dos lados de la grieta Israel – judíos estadounidenses

Autor: 
Evelyn Gordon
Fuente: 
Aurora

La decisión del gobierno israelí de congelar un compromiso muy aclamado sobre el muro occidental, que habría creado un espacio de oración no ortodoxa de igual importancia en el área ortodoxa existente, provocó numerosas advertencias sobre una grave grieta entre Israel y los judíos estadounidenses.
Rachel Sharansky Danziger, por ejemplo, se preguntó cómo la relación podría continuar después de que el gobierno israelí “pronunció un rotundo ‘en realidad no nos importa a nosotros’” a los judíos de Estados Unidos. Pero la cuestión de Danziger tiene un lado opuesto que muchos comentaristas han ignorado: la confrontación terminó como lo hizo en parte porque demasiados judíos estadounidenses han entregado el mismo mensaje retumbante a los israelíes en los últimos años.
Numerosas batallas anteriores sobre asuntos religiosos en Israel han terminado de manera opuesta, con el primer ministro inclinándose ante la presión judía estadounidense. En una fecha tan reciente como 2011, por ejemplo, el gobierno congeló y en última instancia desechó un proyecto de reforma de los procedimientos de conversión porque los judíos estadounidenses se opusieron. Dado que los judíos norteamericanos son miembros de la familia y son importantes fuentes de apoyo político estadounidense, ningún primer ministro israelí quiso alienarlos, ni tampoco la mayoría de los israelíes comunes.
Si ese sentimiento se está deshilachando hoy, no es sólo por grupos marginados antisionistas como Jewish Voice for Peace (Voz Judía por la Paz) o incluso por el aumento de la indiferencia hacia Israel en la comunidad, sino también por las actitudes de muchos judíos estadounidenses que son genuinamente pro-Israel. Para entender por qué, es digno de reflexión lo que dijo el autor judío-norteamericano Jamaica Kincaid en una entrevista con Haaretz a principios de este mes sobre el control de Cisjordania de Israel.

Los diez mandamientos capitales de la ultraortodoxia judía

Autor: 
Joseph Hodara

Recientes actitudes adoptadas por la ortodoxia antisionista- incluyendo a sus representantes en la Knéset- conducen a meditar sobre los principios que la orientan y sus perceptibles y probables resultados en la cultura ciudadana de Israel. No se trata de actitudes aisladas; conforman más bien un síndrome que si no es debidamente comprendido debilitará gravemente la estabilidad y los avances del país.

Llamado de la Agencia Judía a la Knesset

Autor: 
La Agencia Judía Para Israel
Fuente: 
La Agencia Judía Para Israel

La Comunidad le dió la espalda al ENGAÑO

Autor: 
Juntos por AMIA
Fuente: 
Juntos por AMIA

NO VOTES POR LA MENTIRA

Autor: 
Ariel Grun
Fuente: 
Plural JAI

¿Por qué no nos presentamos a las elecciones del próximo domingo?

Autor: 
Juntos por AMIA
Fuente: 
Juntos por AMIA

¿Por qué no nos presentamos a las elecciones del próximo domingo?

Cuando comenzamos a denunciar las irregularidades que veíamos en la conformación de los padrones, en el monto y el cobro de las cuotas  y  en el manejo del día a día de AMIA, la actual comisión directiva nos acusó de falsear la realidad.

Una vez más, un Seder diferente...

Autor: 
Elías Sporn

 

Las palabras del Rab Marcelo Bater me servirán para comenzar el relato de este Pesaj.

El número cuatro es un número fundamental en la noche diferente del año. Dentro de la Hagadá vamos a encontrar las cuatro preguntas, los cuatro hijos y las cuatro copas que vamos a beber durante el Seder. Respecto a estas cuatro preguntas del ‘ma nishtana’, es interesante observar que las cuatro preguntas formuladas nunca son contestadas de manera directa. ¿Por qué sucede esto?

a) Porque preguntar es un signo de libertad, prueba que podemos expresar libremente nuestros pensamientos, investigar, analizar.
b) La pregunta más simple puede tener varias respuestas, a veces complejas y hasta contradictorias, al igual que la vida misma que está llena de complejidades y complicaciones. El ver todo como bueno o malo es ser esclavo de la simplicidad.
c) La Hagadá nos desafía a preguntarnos a nosotros mismos si es que estamos haciéndonos las preguntas correctas.
d) La aceptación de que no hay una respuesta para cada pregunta, que no hay una solución para cada problema es otra etapa importante en el proceso de liberación.

En la fiesta de la Libertad, quiero recordar lo que enseñó Rabi Wolf de Zhitomir que dijo: ‘para el creyente no hay preguntas, para el no creyente no hay respuestas’.

Cuando comenzamos a encontrar las respuestas que nuestros hijos y nietos nos hacen en la noche del Seder, empezamos a vivenciar y a comprender el real significado de esa noche, que no por nada se la llama la noche diferente del año.

Y una vez mas este Seder es realmente diferente. Porque pude ser libre para romper con las ataduras y preconceptos que la Comunidad se auto impuso al decir “los trapitos sucios se lavan en casa”, para denunciar clara y abiertamente los usos y abusos del poder, esos que hacen que muchos se peleen por él y pierdan amistades, y hasta valores o convicciones para alcanzarlos.

Es para explicar clara y sencillamente que la Comisión Directiva de la AMIA miente para preservarse en el poder.

Mienten cuando dicen que no se detectaron anomalías en los padrones y que el INAES solo aconsejo medidas para mejorar circuitos administrativos.

Mienten cuando dicen que no nos presentamos porque tenemos miedo de no ser acompañados por los votantes, pero es preferible no convalidar la participación con la corrupción.

Mienten cuando dicen que no participamos del RAT cuando los factores integrantes de la CD tienen suficientes miembros como para dar quórum , sin lograrlo, y nunca presentaron un solo representante en los pedidos extraordinarios de asambleas.

Mienten cuando dicen que no tenemos una posición democrática y saben perfectamente que desde un comienzo hemos pretendido para zanjar esta disputa la participación porcentual de todos los factores, hecho que nunca fue aprobado.

Mienten cuando aseveran que hemos hecho denuncias penales aunque podrían ser pasibles de ellas.

Mienten porque la verdad indiscutible es que miles de “socios” (todos ortodoxos) abonaban cuotas de $2 a $5, cuando la media de caso $60.

Mienten cuando niegan que miles de “socios” fueron beneficiados con una moratoria o condonación de deudas solo por ser ortodoxos.

Miles de judíos por elección (mal llamados conversos) no podían ejercer su participación como socios plenos.

Padrones con “socios” de 113 años o próximos a nacer durante próximos 8 años.

Y que hasta las decisiones de la Comisión Directiva no eran válidas por cuanto fueron tomadas sin el quórum necesario.

Si estas irregularidades son resueltas, no es necesaria nuestra participación en la CD de AMIA, ya la tarea se cumplió y eso convirtió a esta noche en una noche diferente a todas las demás.

Así aseveramos:

Que preguntar es un signo de libertad, prueba que podemos expresar libremente nuestros pensamientos, investigar, analizar.
Que la pregunta más simple puede tener varias respuestas, a veces complejas y hasta contradictorias, al igual que la vida misma que está llena de complejidades y complicaciones. El ver todo como bueno o malo es ser esclavo de la simplicidad.
Que la Hagadá nos desafía a preguntarnos a nosotros mismos si es que estamos haciéndonos las preguntas correctas.
Que la aceptación de que no hay una respuesta para cada pregunta, que no hay una solución para cada problema es otra etapa importante en el proceso de liberación.

Que para el creyente no hay preguntas, para el no creyente no hay respuestas.


 

Elías Sporn

Las 10 plagas modernas

 

La Hagadá tradicional enumera diez plagas que castigaron a los egipcios. Vivimos en un mundo muy diferente, pero Pesaj es un buen momento para recordar que, incluso después de nuestra liberación de la esclavitud en Egipto, todavía tenemos muchos desafíos que superar como sociedad. Esta es una lista de las “10 plagas modernas":

Desigualdad - El acceso a la vivienda digna, un sistema de salud gratuito y de calidad, alimentación nutritiva asegurada y educación pública de excelencia está lejos de ser igual para todos. La disparidad entre ricos y pobres crece a pasos agigantados y la diferencia de oportunidades es abismal.

Derecho - Muchas personas se consideran con derecho a la comodidad material, la seguridad económica y demás privilegios por el simple hecho de haber nacido en un hogar en determinado contexto.

Miedo - El miedo al "otro", a lo diferente y desconocido, produce y refuerza la xenofobia, el sentimiento anti-inmigrante, el antisemitismo, la islamofobia, la homofobia y la transfobia. Movimientos separatistas e ideologías nacionalistas están resurgiendo y tomando cada vez más fuerza en todo el mundo. Aprendamos de la historia y no cometamos los mismos errores.

Avaricia - Los beneficios económicos son una prioridad más alta que la seguridad de los trabajadores o el medio ambiente. El uno por ciento más rico de la población estadounidense controla el 42% de la riqueza financiera del país, mientras que las corporaciones trasladan su producción fuera de sus fronteras y el derecho de los trabajadores de organizarse y negociar colectivamente se ve amenazado.

Distracción - En esta época de conexión constante, nos distraemos fácilmente por un interminable aluvión de información, mucho de ella sin sentido, sin posibilidad de discernir lo que es importante.

Distorsión de la realidad - Los medios de comunicación construyen y la sociedad acepta expectativas poco realistas. Es imprescindible tener una mirada crítica sobre todo lo que consumimos en materia comunicativa para desarrollar una opinión propia y un juicio analítico de todo lo que nos rodea.

Desconocimiento – Por cómo se organiza la economía actual, es cada vez más fácil ignorar las consecuencias que tienen nuestras opciones de consumo para el medio ambiente y para los trabajadores que producen aquello que compramos. ¿Sabemos dónde y cómo se hacen nuestras ropas? ¿Dónde o cómo se produce la comida? ¿Las condiciones de trabajo? ¿El impacto en el medio ambiente?

Discriminación - Mientras celebramos nuestra liberación de la esclavitud en Egipto, demasiadas personas todavía son discriminadas. Por ejemplo, en las prisiones de Estados Unidos hay cinco veces más afroamericanos que blancos, mientras que la tasa de hispanos duplica a la de los blancos. Las mujeres son otro sector poblacional que es sistemáticamente discriminado a nivel mundial. A pesar de realizar las mismas labores, las mujeres ganan 77 centavos por cada dólar ganado por un hombre. Las estadísticas mundiales muestran que las mujeres no sólo ganan menos que los hombres en todo el planeta, sino que también hacen más trabajo doméstico no remunerado que ellos, enfrentan tasas de desempleo más altas y son más pobres.

Silencio - No hablamos de cosas que molestan, como la violación, el tráfico sexual, el abuso infantil, la violencia doméstica y el abuso de los ancianos, aunque suceden todos los días en nuestras propias comunidades. Recién hace dos años, de la mano del colectivo #NiUnaMenos, se empezó a visibilizar el enorme problema de violencia de género que atraviesa a la sociedad argentina. En la Argentina hay 50 ataques sexuales por día. Durante 2015 se observaron 3746 violaciones, según la estadística nacional de delitos. Esta cifra representa una tasa de violaciones de 8,7 cada 100.000 habitantes.

Sentirse abrumado y desprotegido - Cuando se enfrenta a estas "plagas" modernas, ¿con qué frecuencia dudamos o cuestionamos nuestra propia capacidad de hacer una diferencia? ¿Con qué frecuencia nos sentimos paralizados porque no sabemos qué hacer para lograr el cambio?

Para ser libres no alcanza solamente con liberarnos de nuestros propios Egiptos personales. La única forma de ser una sociedad libre en estos tiempos es luchando y reclamando como colectivo para lograr así un mundo igualitario, plural y democrático.