Ud. está aquíLa mejor manera de prepararnos para Pesaj, atacando al otro.

La mejor manera de prepararnos para Pesaj, atacando al otro.


Publicado por: Agrun el 16 Abril 2014

Bookmark and Share
Autor: 
Mario Goldberg

 

El Viernes 11 de Abril, en el diario Clarin se publicó una carta de lectores escrita por el secretario del Bloque Unido Religioso (BUR), el señor Benjamin Grunwald.

Quiero decir que este señor para mí es un perfecto desconocido, busqué en los sitios de Internet para al menos conocer su cara, y me fue imposible encontrarlo.

Lo cual en principio no tiene nada de malo ni de bueno.

Lo que me extrañó es la manera de comenzar el Jag a Pesaj que eligió este dirigente.

Buscando la confrontación, a menos de dos semanas de la realización de la asamblea de socios de AMIA, mutual que este grupo gobierna.

Pero mejor leamos primero sus palabras y despues intentemos entender de qué se trata:

 

La fiesta de Pesaj es una sola y para todos

Por Benjamín Grunwald Secretario Del Bloque Unido Religioso De AMIA
La festividad de Pesaj, cuya celebración comienza en estos días, abre un ciclo fundamental para todos los miembros de la comunidad judía. Se trata de un tiempo propicio para la reunión de las familias, un momento trascendente en el que se transmite la historia, se entrega el legado de la tradición a las nuevas generaciones y en la famosa noche de la cena (conocida como “el seder”) nos dedicamos a la lectura, el diálogo y la reflexión espiritual.
Hoy en día se denomina como “ortodoxos” a quienes mantienen la observancia de los principios y reglas de conducta establecidos en la Torá escrita y oral, más allá de las muy diversas costumbres y tradiciones originadas en la larga diáspora por el mundo entero a lo largo de los últimos veinte siglos. Este sector tomó mayor visibilidad desde hace algo más de seis años cuando asumió la conducción de la AMIA como consecuencia del resultado electoral de tres comicios consecutivos (2008, 2011 y 2013) en los que el Bloque Unido Religioso (BUR) obtuvo la mayor cantidad de votos. La ampliación de la participación en elecciones comunitarias bajo el principio “una persona un voto” y el triunfo en elecciones por márgenes cada vez más amplios en el contexto de una conducción “ortodoxa” es una novedad en nuestro país que llama la atención en la mayor parte del mundo.
Ello ocurrió porque muchas personas advirtieron que por primera vez en más de cien años de vida de nuestras instituciones se comenzaron a cuestionar pilares de la unidad de la comunidad, como la sacralidad de las sepulturas (vigente desde los tiempos en que el patriarca Abraham compró la cueva de Mahpelá) y las reglas que rigen los matrimonios (en vigor desde hace más de 500 años según el Código conocido como Shulján Aruj respetado por todos).
Los ataques no se hicieron esperar, aparecieron en forma de agravios, libelos anónimos, injurias y calumnias hacia líderes y referentes religiosos afligidos por publicaciones que aun aparecen por los medios tradicionales y que se propagan como virus por las redes tecnológicas de información intentando debilitar y desmoralizar a quienes, por principio, nunca contestan. Incluso vimos la apelación a influencias externas a la comunidad, por primera vez en muchísimo tiempo, todo ello para sembrar el temor y tratar de cambiar por cualquier medio la conducción comunitaria. Pero no resultó, no lo pudieron conseguir, y han producido el efecto contrario. No es posible afectar la unidad de la comunidad y la defensa de valores ancestrales con difamaciones ni con “operaciones políticas” pues no pretendemos “hacer política”. Nuestro objetivo nada tiene que ver con eso, sin desmerecer la política.
Seguiremos haciendo nada más que judaísmo, seguiremos siendo custodios de la unidad de la comunidad de manera pluralista, diversa, sin discriminar entre hermanos y manteniendo bien alto el respeto y la consideración por todo aquello que nos enorgullece y distingue. Es nuestro aporte indispensable para que el Pesaj siga siendo uno solo y para todos, el símbolo de nuestra unidad y la ofrenda hacia una humanidad más libre, más justa y más igualitaria en la que para siempre desaparezca la pesadilla de la esclavitud en todas y cualquiera de sus formas.

Es curioso, el primer parráfo se refiere a Pesaj, y menciona que es un tiempo propicio para el diálogo.

De golpe, en el segundo parráfo comienza el ataque.

De la nada, explica que los "ortodoxos" han ganado visibilidad a partir de "ganar" las ultimas tres elecciones de la mutual.

Deberiamos diseccionar esos resultados electorales para demostrar la falsedad de la afirmación?

Deberíamos mencionar que de no haber "negociado" con una agrupación que estaba en otra lista, y que fue denostada por su referente religioso máximo ("Avoda esta muerto y tiene una lápida en Tablada"), no habrían podido formar gobierno, y que hoy mismo tienen infinitas dificultades para formar la comisión directiva de una de las más grandes mutuales de la Argentina?

Antes, en el 2008 formaron gobierno gracias a que un grupo de los que hoy denosta en esta carta accedió a participar en el gobierno.

A qué se refiere este secretario del BUR, cuando menciona que "muchas personas" (¿cuantas?, 100, 200, 2000) advirtieron que por primera vez en 100 años se estaban cuestinando pilares de la sacralidad (entierros y matrimonios)?

Ya hemos discutido hasta el hartazgo estos temas, y me parece que no es menester argumentar la posición de las corrientes religiosas "no ortodoxas" acerca de estos temas, en especial a los que atañen a los judios por opción y la posibilidad de casamientos no regulados por la corriente dominante en la mutual.

Pero hay que hacer una salvedad, la adhesión que este grupo (BUR) consigue no es de "personas" que ven con preocupación estos cuestionamientos a la política que rige a la ortodoxia y que pretende regir a toda la comunidad.

La adhesión es entre cosas lograda a traves de asociar a judíos a la mutual a traves de cuotas insignificantes, de dos pesos, de tres o de cinco cuando mucho.

La adhesión la obtienen pagando a casi 4000 socios en cuatro direcciones, solo leer el padrón de socios de la AMIA nos llevaría a encontrarnos con la sorpresa en que hay casas donde viven (o al menos pagan su cuota), mas de mil socios de AMIA.

Tambien nos encontrariamos con asociados de una excelente posición económica que pagan entre dos y cinco pesos (algunos ni siquiera saben que pagan eso). Y lo gracioso es que este dirigente habla de la "politica", como si estas practicas no fueran lo peor de la politica criolla.

Nos dice que no hacen politica, solo judaismo, judaismo es una palabra tan amplia en la que pueden caber muchas cosas, judaismo hacen los religiosos, pero tambien los laicos, los reformistas y los conservadores, todos podemos decir que hacemos judaismo, pero hay límites.

Uno de ellos, y supongo que uno de los mas importantes, es no cometer Lashon a Ra, concepto fundamental del judaismo y que debería ser revisado más profundamente por estos dirigentes que creen tener la llave del la corrección judaica.

Otro de los principios de convivencia dentro del judaismo en la diáspora ha sido no llevar nuestros conflictos internos a los medios gentiles.

El famoso dicho de "los trapitos sucios los lavamos en casa"

Una vez terminada la contienda electoral, porque siguen los ataques injustificados?

De lo último que habla es que ellos seguirán siendo los custodios de la unidad comunitaria, sin discriminar entre hermanos... Es curioso que lo manifieste en el diario de circulación masiva más grande del país, y es curioso porque de hacerlo no necesitaría decirlo.

Me gustaría decirle al señor Grunwald que la mejor manera de empezar Pesaj es sentando a la mesa a todos los judios, piensen como piensen, sean o no observantes, y explicar a cada uno de ellos lo importante del concepto de liberación de la esclavitud.

Me gustaría decirle al señor Grunwald que su carta es una afrenta a todos los que no somos "ortodoxos" pero que igual creemos que la unidad es un valor importante, y que por eso, a pesar de Sí haber sido discriminados en décadas no optamos por dejar la kehila.

Soy un judío común, provengo de un hogar judío, y no me considero el mejor ni el peor judío, pero creo que merezco el respeto que este hombre no tiene a los que no pensamos como el.

Señor Grunvald, hay innumerables maneras de difundir sus opiniones, la más democratica, la más correcta sería en el seno de la asamblea de socios de AMIA, lugar al que su agrupación se niega a concurrir imposibilitando el quorum.

Le deseo a usted que tengo un hermoso Jag.

Y tambien que reflexione acerca de los dichos de Rab Hillel "lo que te resulte odioso a ti, no se lo hagas a tu prójimo"

Mario Goldberg

Socio de AMIA y representante en la Asamblea de Socios

 

Su voto: Ninguno Promedio: 4.2 (5 votos)
Bookmark and Share