Ud. está aquíFrancisco/Skorka. Para el presidente del Seminario Rabínico "el reconocimiento que hoy tenemos nos eleva a todos y el rezo entre tres religiones es mucho más poderoso"

Francisco/Skorka. Para el presidente del Seminario Rabínico "el reconocimiento que hoy tenemos nos eleva a todos y el rezo entre tres religiones es mucho más poderoso"


Publicado por: Agrun el 18 Junio 2014

Bookmark and Share
Autor: 
Iton Gadol
Fuente: 
Iton Gadol

 

En una entrevista con la Agencia Judía de Noticias, el presidente del Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall T. Meyer, Ingeniero Gabriel Mysler, hizo un análisis del viaje a Medio Oriente y el reciente rezo en el Vaticano del Papa Francisco del que participó el rabino Skorka. Como un hilo conductor que vincula los hechos, Mysler no dudó en expresar su profunda crítica por la falta de respuesta a la problemática de los conversos dentro de la comunidad judía. “Todos los judíos nos debemos los unos a los otros y si uno tiene la dignidad en la vida no podemos negar la dignidad en la muerte", aseguró el dirigente. También adelantó respecto a Skorka que antes de fin de año le harán un importante homenaje por su trabajo y por todo lo que representa.

¿Cómo estás viviendo los últimos acontecimientos de Papa Francisco?

Con emoción y un sentido de realización. Esto es la coronación de algo que no empezó allá (Israel). Abraham Skorka es un afortunado hijo de una conclusión de mucha gente que creyó y cree en el diálogo interreligioso. Empezó con Marshall Mayer, y no solo con él, sino que también fue el Rabino Hans Harf, Dani Goldman, Sergio Bergman, Mario Rojzman, Baruj Plavnik y Ruben Nisemboim. Y no necesariamente rabinos que hayan quedado dentro de la órbita del movimiento, sino que hay otros que se formaron en esta casa con esta filosofía.
Muchos de estos, y muchos más, han dialogado, escrito libros, se han encontrado, los han invitado a sus sinagogas e iglesias, no sólo con Bergoglio sino también en su momento con Monseñor Laguna y muchos otros más.

Skorka tuvo la fortuna, inteligencia, sabiduría y continuidad de generar una relación que superó lo intelectual y pasó a ser algo afectivo. Hoy es amigo del Papa y llegó a serlo gracias a que era y es rector del Seminario Rabino Latinoamericano, una institución que Marshall la crea inspirado en el rabino Abraham Joshua Heschel, quien decía que uno no sólo reza con las tefilot, sino con las acciones y el cuerpo. Siempre repetimos lo que decía, que cuando marchaba con Martin Luther King sus piernas rezaban. Y Marshall decía que debemos salir a la calle con el Sidur en una mano y el diario en otra, y esto es un poco lo que construyeron todos estos rabinos y, como coronación, Abraham Skorka.

Es un momento muy especial con nosotros porque podemos ser la unión entre tradición y modernidad, entre amor, conciencia, enamoramiento por nuestro judaísmo y a su vez apertura al diálogo, a la relación, al conocimiento y al reconocimiento. Esto es lo que hoy da los frutos.

¿Qué significa ser rector del Seminario Rabínico?

Significa ser quien fija, desde lo ideológico, las pautas en el movimiento conservador llamado Masortí. Lo que uno pretende, como rector, es fijar programas, conductas, concepto, marcar la estrategia intelectual, educativa.

¿Qué ocurre en el Seminario?

Es la identidad del movimiento conservador mundial que forma rabinos, maestros, líderes, jazanim. Forma la intelectualidad en conocimiento, corazón y acción de lo que nosotros llamamos el difícil equilibrio del centro en un mundo con cada día más fanatismos, esta es parte de la actividad de Skorka.

¿El Seminario Rabínico es parte de una estructura internacional?

Es uno de los cuatro instituciones que forma rabinos en el mundo. No hay centralidad.

El rezo, lo religioso que vimos en los últimos días con Francisco ¿está poniendo en jaque lo político?

Hemos visto una intelectualización de algo mucho más tangible y es que con la fe podemos mover montañas si creemos. Im tirzu… "si ustedes lo quieren, no será una leyenda" y como dice el Hatikva, mientras lata un corazón judío, el espíritu judío, la esperanza no estará perdida, la esperanza de tornarnos en un pueblo libre, en Tzión, en Ierushalaim. Si tenemos esperanza, si rezamos, si no perdemos la visión, la esperanza no estará perdida y podremos lograrlo. Lo que el rezo va a conseguir es que los políticos recuerden que tiene una misión que los trasciende como personas. En este caso, en las palabras del Hatikva, sería tornarnos en pueblos libres todos aquellos que hoy competimos, compartimos en Medio Oriente. El rezo puede ayudar a mover la montaña.

Algunos dicen que esta relación judeo-católica puede generar algún tipo de asimilación, ¿es así o todo lo contrario?

Esto es intentar preguntar si el precio de los chocolates hará que la gente engorde. El diálogo interreligioso va a permitir compresión de ambos lados de quienes están interesados en comprender, esto genera algo mucho más interesante, que es el orgullo. Uno se siente respetado, valorado y orgulloso de lo que es cuando empieza a percibir en otros valores, lo que uno tiene para enseñar.

Cuando el Papa nos llama "hermanos mayores" uno empieza a valorar que ser diferente no es malo y que ser lo que somos no sólo es una elección sino que es respetado desde un exterior. ¿Si esto puede llevar a una asimilación? El que quiere fumar va a seguir fumando, sin importar cuanto sale un atado.

Yo tengo que tratar de educar. Asimilarse significa decidir que lo que yo soy me gusta menos que lo que puedo ser y elijo ser otra cosa y cuanto más estudio sobre lo que soy y más me identifico con esto, más puedo aportar al mundo.

Un movimiento de humanismo judío proponía que para llegar a un humanismo general, en vez de diluirnos todos en un humanismo único, debíamos llegar a ese humanismo cada uno aportando lo que es, porque la suma es más que las partes, con lo cual dejar de ser uno para ser otro es disminuir al otro.

El reconocimiento que hoy tenemos y estamos dando, porque es una reciprocidad, nos eleva a todos y el rezo entre tres religiones es mucho más poderoso.

¿Qué es lo que puede generar la acción del Seminario en los próximos años?

Tenemos una discusión muy dura con respecto al cementerio judío en Buenos Aires. El cementerio de Tablada es una discusión histórica.

Cuando en el Seminario, Hans Harf y otros tantos rabinos comenzaron a convertir gente, esa gente era joven y no se moría. Esa gente hoy se muere, gracias a Dios, muchos de ellos entrados en años. ¿Dónde los enterramos? Una discusión que la comunidad judía, básicamente, y creo que AMIA, no quiso asumir y ahora le queman las papas ¿Hay judíos de primera y judíos de segunda? ¿Cómo puede ser que un judío no pueda ser, según quien lo haya convertido, enterrado en un cementerio judío?

Decía el famoso dicho: "Los muertos que vos matáis gozan de buena salud". Tus judíos son buenos para ser socios de AMIA pero no para ser enterrados en Tablada. Esta es la pelea más grande que debe dar el Seminario Rabínico. Estamos haciendo un proyecto, que algún día vamos a contar con más detalle, que se llama Ruth, que está investigando Yacov Rubel siguiendo y estudiando a todos los conversos de los últimos 30 años. ¿Qué ha pasado con ellos? ¿Dónde están? ¿Qué ha sido de su vida? ¿De sus hijos? Es un trabajo impresionante que estamos haciendo.

¿Estamos hablando de mucha gente?

Estamos hablando de Miles. El rabino Harf dijo en su 80 aniversario, que muchos le criticaron sus conversiones por muchos años, pero que muchas de las familias convertidas, con hijos y nietos, lo acompañaban en esa ceremonia.

Todos alabamos y felicitamos el diálogo interreligioso, pero a veces nos falta el diálogo intra-religioso. En la comunidad judía nos cuesta hablar ortodoxos con reformistas con conservadores y fijar causas comunes.

Alguien decidió hace decenas de años que en Argentina no se podían hacer conversiones, la Tzvi Migdal y otras tantas cosas. Vos me preguntas por la asimilación pero es al revés. Una familia decide ser judía, lo que es una elección voluntaria y optativa, pero no le doy la posibilidad de morir como judío aunque haya vivido como judío. Esto no es menor, no estamos de acuerdo con una propuesta simplificadora de la AMIA de poner una pared y decidir que los judíos que están convertidos bajo las normas no aceptadas tienen que estar del otro lado de es pared, eso sería tener judíos de primera y judíos de segunda.

Nosotros repetimos siempre: "Kol Israel Harevim Ze La Ze", “Todos los judíos nos debemos los unos a los otros”. Y si uno tiene la dignidad en la vida no podemos negar la dignidad en la muerte, porque es la dignidad de la continuidad, porque el muerto está muerto. Su familia es la que está viva y, en su familia y en su honor, merece un kever, una sepultura judía porque eligió y vivió como judío.

Este es un deber que todo esto que estamos viviendo no nos lo puede dejar olvidar y no lo podemos dejar pasar. Nuestro compromiso es con el futuro, o sea que está con los que son por nacimiento y los que son por elección.

En el cementerio de Tablada hay una zona nueva para los conversos, vos planteas que está mal que esté separado?

Está mal. No hay baños para negros y baños para blancos como si fuera un apartheid, los baños son para los hombres y para las mujeres. No hay cementerio para un conservador y cementerio para un ortodoxo. Hay cementerios para judíos.

¿Y en qué punto está la situación en este momento?

Está en que la AMIA está intentado que alguien supervise eso y nosotros no estamos de acuerdo.

Por lo visto están apurando los tiempos ¿es por la gente que se está muriendo?

Es lo que está apurando más que nada a la AMIA más que nosotros porque son ellos los que tienen los reclamos. O sea, la gente va y golpea las puertas de Tablada y les dicen “usted aquí no puede enterrarse, déme su certificado de conversión” y para ellos no califica por más de que para Israel nuestras conversiones firmadas por ejemplo, por el rabino Skorka, sean válidas.

¿Golpean también las puertas de sus rabinos para saber por qué no se pueden enterrar?

Por supuesto que sí, y ante eso no tengo respuesta. Les digo que golpeen la puerta de la AMIA que es quien administra hoy el cementerio de Tablada. Lamentablemente éste pertenece a la AMIA, que tiene una conducción que es la que decide quiénes son enterrados y quiénes no.

No está en mi poder. Si estuviera en mi poder cualquier persona que haya sido convertida correctamente, que tenga su teudá y haya elegido vivir y morir como judíos, tiene derecho a ser enterrada como judío. Es un acto de justicia y nos los debemos para el futuro, porque no es para nosotros.

Vinculaste el hecho del Papa Francisco y lo de Abraham Skorka con este tema. ¿Podrías cerrar la idea y el porqué de estas dos banderas importantes para el Seminario?

Vos me hiciste una pregunta maravillosa, pusiste el tema de la asimilación. ¿El diálogo no fomentará la asimilación? Yo traté de contestar con una respuesta inteligente para una pregunta inteligente. Hablaste del diálogo interreligioso y el riesgo de la asimilación y contesté con el diálogo interreligioso y el riesgo de la disgregación. Asimilación o dilución es cuando alguien se va, elige alejarse y lo paradójico es que quien se aleja hoy puede enterrarse en Tablada si su madre fue judía, no vivió como judío, se casó con una no judía… Maravilloso, es su elección y es libre. Aquel que vivió como judío, casó a sus hijos bajo la jupá, hizo el bar mitzvá, se convirtió, hoy no puede enterrarse con su familia.

Esto es, no me animo a decir inmoral pero estoy cerca de decirlo, incorrecto, no ético, injusto y no tiene sentido. Lo relaciono porque si estamos hablando de continuidad y somos el pueblo que te dio la bienvenida a Ruth cuando dijo: “Tu pueblo será mi pueblo, tu casa será mi casa, tu tierra y descendencia será mi descendencia”, y lo eligió y lo vivió como tal, le dimos la posibilidad de poder morir como tal. A quienes vivieron y eligieron ser judíos, porque no es obligatorio y es difícil ser judío, a aquel que eligió ser judío, estudiar, pasar el proceso ¿no le damos la posibilidad de enterrarse como judío?

Cuando asumiste tu presidencia, ¿sabías que esa iba a ser una de tus banderas?

Sí, por supuesto. Hay que reconocer que hace muchos años atrás este no era un problema en AMIA. Hoy sí lo es. Otro día hablaremos de qué es AMIA, que en realidad es la Jevre Kadishe, y hoy, gracias o lamentablemente por culpa del atentado tomó una preponderancia que debería tener la DAIA y no la AMIA, la delegación de judíos es la DAIA no la AMIA. Es más, la AMIA es miembro de la DAIA pero bueno, esta es otra película.

Ahora, sin lugar a dudas, este era un tema que sabíamos que íbamos a tener que resolver y sabíamos que no era fácil porque no hay consensos. Pero lo que nadie niega hoy son los derechos naturales. Viviste como judío, te convertiste al judaísmo, ya no sos más un ciudadano de segunda y si marchamos con Martin Luther King para que no haya baños de negros, salas de esperas de negros, ¿no vamos a hacer lo mismo en el judaísmo? Porque nosotros no vamos a discriminar a nuestros propios hermanos cuando nos estamos acercando a otras religiones, a otros credos. De hecho el diálogo interreligioso no es sólo con el catolicismo, lo tenemos con el protestantismo, lo tenemos con el Islam, con otras culturas. Y sin embargo hacia dentro seguimos sin integrar.

Más allá de la satisfacción y la alegría que deben vivir viendo a Skorka en estos tiempos, ¿ustedes tienen previsto homenajearlo?

Sí. Se está pidiendo en este momento una entrevista con la nunciatura para coordinar fechas. Dentro de una tarea que el Seminario llevó adelante siempre pero que hoy, su hijo directo, Abraham, ha logrado llevar a cabo a buen término, amerita que tenga el reconocimiento que durante muchos años no se le dio, pero que ahora la oportunidad justifica. La idea es, antes de que termine este año, poder hacerle un homenaje a él, a su trabajo y a todo lo que representa.

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)
Bookmark and Share