LA PAZ, EL JUDENREIN, LOS LOCOS INCENCIARIOS Y LA NATURALEZA DEL PERDON