La primera baja es la verdad