Shahar Ilan: los partidos ultra ortodoxos son el peor enemigo del judaísmo