Renovado, el kibutz cumple 100 años