Julio Palencia, el héroe olvidado