La fuerza del "desquite"...