En un nuevo aniversario del nacimiento de un sefaradí argentino: Alejandro Romay