LOS JUDIOS DE EUROPA, ENTRE LA ESPADA Y LA PARED