El número de judíos en el mundo sigue siendo menor que antes del Holocausto