LOLA TOUZA, LA GALLEGA QUE SALVABA JUDÍOS