Palacios amenaza con prender el ventilador