ANTISEMITISMO, UNA ENFERMEDAD MILENARIA