Las declaraciones de Mark Zuckerberg sobre el Holocausto pusieron a Facebook otra vez en el centro de las críticas