La solución de los tres estados