FRENTE AL TERRORISMO, LAS EMPRESAS DE TECNOLOGIA Y COMUNICACIONES SON UN ACTOR CENTRAL (El error de autorregulación)