VLADIMIR PUTIN. ¿UN INTERLOCUTOR VÁLIDO PARA ISRAEL?