Rivlin lamentó que el Kotel se transformara en “un símbolo de división”