Argentina es el primer país fuera de Europa en instalar una placa "Stolperstein" en homenaje a los refugiados que huyeron del nazismo