Un test genético puede ser la solución