Los separa un largo conflicto, los une la pasión por el fútbol