La Comunidad le dió la espalda al ENGAÑO