La comunidad judía también tiene su grieta