Por ahora los judíos seguimos siendo centro de una escena funesta.