Los judíos caen primero, el resto del mundo después