Carta de Rita Medosky sobre el concierto organizado por el Museo del Holocausto