Respuesta a los comentarios del Rab Levin