Consideraciones sobre lo ocurrido en el último Rat de Amia