¿El buen judío?