Comunicado de DAIA: Elogio a un fallo histórico