Crónicas del Medio Oriente: Israel con ojos argentinos. La start-up ausente