El pasmoso silencio de Latinoamérica