A propósito de las elecciones en AMIA y de los judíos no tan genuinos