La ideología de Herzl sembró la semilla del Estado judío