La colectividad judía dirime sus internas