Ud. está aquíBlogs / blog de gabrielapalais / el generalísimo Franco y los judíos

el generalísimo Franco y los judíos


Publicado por: gabrielapalais el 30 Mayo 2010

Bookmark and Share

EL GENERALÍSIMO FRANCO Y LOS JUDÍOS
Con mi problema de visión (y los muchos años que se me vienen encima) no es raro que busque y rebusque algún dato en mis montañas de papeles y no lo encuentre. Y, a la vez, encuentro algo que ya tenía olvidado.

Hoy me pasó esto: me topo con un recorte periodístico que traía esta noticia, originada en Tel Aviv en el año 1988, que da cuenta de que el dictador español Francisco Franco ayudó a unos cien mil judíos a huir secretamente de Marruecos a Israel entre 1956 y 1962, según declaraciones de Isser Harel, entonces jefe de los servicios secretos del Estado Judío.

Me puse a buscar otro dato que tengo al respecto y que se refiere a huérfanos judíos salvados por España pero no lo encuentro.
Con todo, la noticia de 1988 quizás no sea tan increíble si tenemos en cuenta que muchos investigadores afirman que Francisco Franco Bahamonde es descendiente de judíos por parte de padre y madre.
No soy quien para afirmar o desmentir tal cosa, pero –pese a las ideas fascistas del Generalísimo y a la descomunal ayuda que le prestaron Hitler y Mussolini—el Caudillo se negó a intervenir en la Segunda Guerra Mundial al lado del Eje e incluso a dejar pasar tropas nazis por territorio español cuando Hitler le propuso atacar Gibraltar. Después de una conferencia entre ellos, el dictador nazi dijo algo así como que “preferiría que le sacaran todos los dientes a tener que tratar nuevamente con el Caudillo; algo debe haber habido, pues los más que eficientes servicios secretos del Tercer Reich actualizaban permanentemente dossiers sobre Franco y su presunta ascendencia judía.
Algunos jefes nazis (cuando encuentre el libro con los detalles los difundiré) , en la intimidad de sus conversaciones privadas, denigraban a Franco refiriéndose a él como “ese generalito judío “ y otros epítetos peores. Incluso Sir Samuel Hoare, Lord Templewood, “embajador en misión especial” de Gran Bretaña en Madrid en 1940, se pregunta: “¿Cómo pudo llegar a la cumbre del poder este joven oficial de origen judío, escasa influencia y personalidad opaca?”.
Es indudable que hay mucho para pensar si reflexionamos en este otro impresionante dato: el 13 de diciembre de 1968 Franco anuló el Decreto de Expulsión de los judíos de España de 1492, es decir la friolera de cuatrocientos setenta y seis años después. El asunto es más que llamativo, pues luego de gobiernos monárquicos, algunos liberales, la primera y la segunda repúblicas, recién el dictador Franco, casi medio milenio después de la tragedia, anula ese infame decreto “en el silencio de su gabinete” como dijo José Blanco Amor en el año 1976.
“Esa medida—sigue Blanco Amor—era más simbólica que real, pues el edicto ya no existía ni en la memoria de los españoles”. Sin embargo, el destacado historiador Ángel Alcalá señalaba en 1996, en diálogo con “La Nación”: “Hace apenas un año ha sido robado de un archivo el documento por el que sabemos que el abuelo de Santa Teresa era judío, como está comprobado que San Juan de la Cruz, Fray Luis de León y muchos otros fueron descendientes de judíos”.

Pablo Schvartzman

Concepción del Uruguay, 28 de mayo de 2010.

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (1 vote)
Bookmark and Share