Ud. está aquíBlogs / blog de Pablo Schvartzman / OTROS WOLF: VARIOS LOBOS Y UN TOPO

OTROS WOLF: VARIOS LOBOS Y UN TOPO


Publicado por: Pablo Schvartzman el 13 Abril 2010

Bookmark and Share

OTROS WOLF: VARIOS LOBOS Y UN TOPO
En mi nota sobre los combatientes judíos en la mal llamada Guerra Civil Española hablé de Milton Wolf, el norteamericano que dirigió el batallón Lincoln-Washington y, por asociación de ideas, me acordé enseguida de varios otros Wolf.
No sé si Milton y Marcus serían parientes; quizás ni se conocieron pero, si a uno lo llamaban “Lobo” (Wolf en inglés, ídisch, alemán significa lobo), don Marcus fue el “jefe de los topos”, es decir jefe de los servicios secretos de la ex República Democrática Alemana por más de treinta años.
Durante mucho tiempo fue una verdadera leyenda y ni se conocía su rostro, de lo que él solía burlarse diciendo que caminaba tranquilamente por la calle y si los servicios secretos de otros países no tenían fotografías suyas, ello no era más que una señal de ineficacia.
Le habían preguntado cuál era el mejor servicio de inteligencia y contestó “sin duda el inglés, porque es sobre el que menos información tengo”.
Un cronista que lo entrevistó hace más de doce años decía: “Tiene los modos de un intelectual refinado y habla en forma pausada y firme. Su mirada es penetrante y delata una personalidad que mucho tiene que ver con su apellido, Wolf, que en español significa lobo”.
Una de las cosas curiosas de don Marcus es que ha escrito varios libros pero, entre ellos, cuentos para niños y un manual culinario sobre los secretos de la cocina rusa.
Hijo de un famoso dramaturgo judío alemán, siendo adolescente escapó de la persecución nazi logrando llegar a la Unión Soviética y parece que allí se aficionó a la cocina del país.

Wolf (y sus variantes Wolff y Wolffe) es apellido muy común entre los judíos y algunos tienen pintorescas facetas que nos gustaría destacar. El periodista y editor alemán Bernhard Wolff (1801-1876) desarrolló enormemente la transmisión de noticias en Europa Central con su agencia Wolffsches Telegraphen Bureau, que los nazis expropiaron y llamaron Deutsches Nachrichten Bureau – D.N.B –. Recuerdo cuando durante la Segunda Guerra Mundial yo era un chiquilín y escuchaba radio en onda corta; y cuando podía sintonizar Berlín el locutor –lo estoy escuchando–decía: “Transmite la D.N.B., Doitsche Najrijten Biuró, Agencia oficial de prensa alemana”.

Un Joseph Wolff (1795-1862), alemán hijo de rabino, fue misionero y viajero. Se convirtió al catolicismo pero fue luego expulsado por atacar la doctrina de la infalibilidad. Ingresó entonces en la Iglesia Anglicana e inició una larga serie de viajes para buscar las Tribus Perdidas. En el Asia Central hizo miles de kilómetros prácticamente desnudo. Fue hecho prisionero y hasta esclavo y estuvo a punto de ser ejecutado en Bujara.
Una vida aventurera y se lo considera, pese a haber nacido judío, uno de los más importantes precursores del movimiento misionero protestante.

Pablo Schvartzman

Concepción del Uruguay, 31 de marzo de 2010.

Sin votos aún
Bookmark and Share