Ud. está aquí7 DE FEBRERO DE 1979 MURIO JOSEPH MENGELE: UNA LECCION SOBRE LA IMPUNIDAD EN ARGENTINA

7 DE FEBRERO DE 1979 MURIO JOSEPH MENGELE: UNA LECCION SOBRE LA IMPUNIDAD EN ARGENTINA


Publicado por: YG el 06 Febrero 2020

Bookmark and Share
Autor: 
Leonardo H.Feiguin

Alemania quiso extraditar a Joseph Mengele, médico de Auschwitz y culpable de crueles experimentos genéticos con los prisioneros, y sólo consiguió que Mengele huyera a Paraguay y luego a Brasil. El antecedente directo del secuestro de Eichmann por agentes del Mossad fue el dictamen del Procurador de la República que devolvió a la Cancillería un exhorto enviado por la fiscalía de Friburgo (Alemania), negando la extradición de Mengele.

El párrafo fundamental de ese dictamen dice: "Señor Ministro: Por no existir tratado con la República Federal de Alemania a efectos de la extradición de delincuentes, las rogativas que en tal sentido se emitan deben ser tramitadas por vía diplomática de conformidad con los artículos 648 y 652 del Código de Procedimientos Criminal. En el presente caso, en el que se requiere la detención de Joseph (José) Mengele, observo que se ha omitido acompañar los siguientes recaudos: 1) copia del auto que decreta la solicitud de extradición; 2) copia de las disposiciones legales aplicables a los hechos acusados, vigentes a la época de la comisión de éstos; 3) copia de las disposiciones legales relativas a la prescripción de la acción penal. Procedería pues hacerlo así presente a la Embajada solicitante, a fin de que se satisfagan los mencionados requisitos legales, hecho lo cual podría dar curso a la presente rogatoria. Firmado: Ramón Lescano, Procurador General de la Nación".

Traducida esta jerga abogadil a lenguaje corriente, significa: en principio, a la justicia argentina no le constaba qué tipo de delito se imputaba a Mengele y qué norma se pretendía aplicar a posibles delitos cometidos antes del 30 de abril de 1945, fecha en la que cayó el Tercer Reich. La eventual extradición de un jerarca nazi estaba pues sujeta a una discusión previa en la justicia argentina en relación al principio de que nadie puede ser juzgado por una norma posterior al delito juzgado. Pero abrir una discusión de ese tipo hubiera significado que el acusado huyera. Eso pasó con Mengele, ese médico que hacía experimentos genéticos con los prisioneros de Auschwitz. Mengele no se quedó a esperar que se dilucidara el intríngulis legal. Huyó a Paraguay y luego a Brasil, donde murió ahogado, el 7 de febrero de 1979, mientras disfrutaba de un baño de mar en el balneario de Bertiaga, a cien kilómetros de San Pablo, como un turista cualquiera. El dictamen del Procurador de la República, que bloqueaba en la práctica la extradición de Mengele, permitió que el médico asesino escapara a la justicia humana.

Israel no intentó esa vía legal con Eichmann quien vivió bajo la identidad falsa de Klement. El secuestro de Eichmann violó la legalidad de la República Argentina, no una sino muchas veces. Israel introdujo personas con identidades falsas, privó de libertad a un hombre que tenía documentos argentinos, lo mantuvo en cautiverio diez días, sacó clandestinamente del país a un ciudadano. ¿Por qué fue necesario un delito para juzgar otro delito? Sencillamente porque la Argentina no hubiera concedido la extradición de Adolf Eichmann si Israel la hubiera pedido por la vía legal. Y si por ventura al Estado de Israel se le hubiera ocurrido pedir la extradición de Eichmann, ello no hubiera tenido efecto alguno, porque la tramitación de semejante exhorto hubiera auspiciado la fuga.

Entonces, la moraleja. Si Eichmann pudo ser ajusticiado violando nuestras leyes y en cambio, respetándolas se logró que Mengele se fuge y evite su destino como criminal, algo anda mal en nuestra justicia.

No es ninguna novedad y tampoco son hechos recientes, de tal modo que esta conclusión no parece un descubrimiento genial de mi parte. Por el contrario, infinidad de hechos posteriores de nuestra historia solo ratifican una y otra vez que Argentina tiene muchos problemas, pero uno de ellos nos llevará al continuo fracaso si no lo cambiamos: la impunidad y la justicia ineficaz o tal vez corrupta, según se la mire.

 

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)
Bookmark and Share
Etiquetas