Ud. está aquíFRENTE AL TERRORISMO, LAS EMPRESAS DE TECNOLOGIA Y COMUNICACIONES SON UN ACTOR CENTRAL (El error de autorregulación)

FRENTE AL TERRORISMO, LAS EMPRESAS DE TECNOLOGIA Y COMUNICACIONES SON UN ACTOR CENTRAL (El error de autorregulación)


Publicado por: YG el 27 Febrero 2018

Bookmark and Share
Autor: 
David Ibsen - Director Ejecutivo del Proyecto de Extremo Extremo (CEP)
Fuente: 
Este contenido es parte de 'Nuestro mundo' (febrero de 2018). NEW EUROPE
En 2018, el público y los legisladores tendrán que contar con el poder cada vez mayor de la industria tecnológica. Alphabet, la empresa matriz de Google, ahora está valorada en U$S 730 mil millones (€ 605 mil millones), un poco por debajo del PBI de los Países Bajos. Facebook está valorado en U$S 500 mil millones (€ 415 mil millones), y el 66 por ciento de sus dos mil millones de usuarios confían en la plataforma de medios sociales como su fuente diaria de noticias. El poder de estas empresas y su potencial para el uso indebido se exhibió en 2017. La incitación al terrorismo y la violencia de terroristas y racistas, las manipulaciones necias de los votantes y el proceso democrático, y el flagelo de las noticias falsas son solo algunas de las cuestiones problemáticas que se han asociado con estas plataformas.
Esto no tiene sentido, por supuesto. Google, Facebook y otras empresas tecnológicas son, en primer lugar, empresas con fines de lucro. Y como cualquier otro negocio, están impulsados ??por la participación en el mercado y las ganancias.
 
El comportamiento de las empresas tecnológicas a lo largo de 2017 confirma esto. Ante el escrutinio y el escepticismo de los legisladores de EE. UU. Y la UE, Facebook y Google reaccionaron como cualquier corporación, es decir, aumentaron sus gastos de cabildeo. Facebook repartió € 1,25 millones (casi un 79% del mismo período en 2016), y Google gastó € 5,5 millones (hasta un 23%). De manera similar, cuando se enfrenta a sus obligaciones tributarias corporativas, Apple ha buscado formas de explotar las estructuras de códigos impositivos publicadas. Un informe que muestra que las empresas tecnológicas pagan menos de la mitad del impuesto sobre las empresas físicas en Europa. Google no es ajeno a esta práctica ya sea cabildeo, tráfico de influencias y evasión fiscal sin escrúpulos. En otras palabras, comportamiento corporativo estándar.
Entonces, ¿qué debería hacerse en 2018 para proteger al público de este uso abusivo desenfrenado?
 
No mucho de acuerdo con la industria tecnológica. De hecho, las compañías tecnológicas han estado presionando por un paradigma de "autorregulación" en el que los legisladores dejen firmas como Google, Facebook y Twitter para abordar sus múltiples problemas de forma independiente y libre de la supervisión e interferencia de los reguladores. Tal disposición se considera inaceptable para cualquier otra industria. Pero para Silicon Valley y sus admiradores, la idea de que las compañías más poderosas del mundo deberían dejarse a su suerte tiene mucho sentido. No es ningún secreto que la industria tecnológica se ve a sí misma como distinta (aunque superior) a otros sectores empresariales. Esta autoimagen depende en gran medida de la creencia errónea de que sus empresas no están involucradas en actividades comerciales en sí mismas, sino más bien actividades con un beneficio social inherente y atributos progresivos positivos que trascienden las prácticas comerciales tradicionales. Esta confianza en sí mismo se refleja en sus consignas y lemas. Después de todo, el lema de Alphabet (Google) es "hacer lo correcto". Y el CEO de Facebook Mark Zuckerberg declaró en febrero de 2017: "Nuestro trabajo en Facebook es ayudar a las personas a tener el mayor impacto 
positivo ..."Hay una forma importante en que Silicon Valley es diferente, depende del público. Específicamente, el público proporciona a estas empresas sus pensamientos, imágenes, videos, chistes, ideas, en esencia, su propiedad intelectual, de forma gratuita. A su vez, las empresas analizan y agregan esta información para venderla en publicidad. Facebook simplemente no funcionaría si los miembros del público no aceptaran proporcionar su contenido a Mark Zuckerberg de forma gratuita. Pero mientras que el contenido se proporciona de forma gratuita, los beneficios resultantes se acumulan exclusivamente para las empresas tecnológicas. Mientras tanto, cualquier caída, ya sea terrorismo, incitación o interferencia electoral, se encuentra a los pies de los individuos. Esto es simplemente injusto e incorrecto.
Históricamente, cada vez que surgían nuevas industrias poderosas, el gobierno intervenía y regulaba para limitar las externalidades negativas que afectaban el bien público. A su vez, las empresas tradicionalmente resistieron tales esfuerzos del gobierno, incluso cuando se enfrentaron con evidencia de un impacto negativo o peligroso en la sociedad. Visto en este contexto, la resistencia a los intentos regulatorios y la promoción de un marco de "autorregulación" no es una sorpresa. ¿Cuántas otras industrias no desearían lo mismo, ya sean las industrias automotriz, de tabaco, química, o petrolera. A medida que miramos hacia el 2018, no podemos dar cabida a las demandas de la tecnología para la autorregulación, especialmente cuando las consecuencias de la falla regulatoria son tan altas. Los materiales de propaganda de ISIS disponibles en línea se han relacionado con tragedias del mundo real en todo el mundo. Seguramente habrá ataques mortales adicionales en 2018 si no se toman las medidas adecuadas para frenar el uso indebido de los servicios tecnológicos y las plataformas por los terroristas.
Es hora de que los legisladores y el público demanden que estas plataformas finalmente implementen estándares y políticas que aseguren la eliminación oportuna y permanente de material terrorista y extremista peligroso, especialmente contenido producido por grupos e individuos sancionados por la Unión Europea, Estados Unidos, y las Naciones Unidas, así como personas con vínculos demostrables con la violencia. Además, la tecnología debe establecer las mejores prácticas medibles y desplegar de manera transparente tecnologías comprobadas para evitar la recarga de materiales que ya se determinó que violan las políticas de la compañía. Si la tecnología no actúa, entonces es hora de que los reguladores promulguen medidas para obligar a la industria a tomar las medidas necesarias para proteger al público. 
Estas plataformas están en este negocio para ganar dinero. Depende de los reguladores proteger al público y garantizar el bienestar general. Permitir que estas empresas se autorregulen no es solo imprudente, sino peligroso en este caso.

 

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)
Bookmark and Share