Ud. está aquíTais, la autora de este trabajo tiene 15 años, tiene parálisis cerebral, es alumna de 3 año de Scholem Aleijem

Tais, la autora de este trabajo tiene 15 años, tiene parálisis cerebral, es alumna de 3 año de Scholem Aleijem


Publicado por: YG el 28 Diciembre 2017

Bookmark and Share
Autor: 
TAIS GALIT SOIFER

Voy a escribir sobre un tema del que no se suele hablar mucho: la discapacidad. No muchos saben como relacionarse con estas personas ni saben como se vive desde adentro. Tampoco se conoce mucho sobre los distintos tipos y diagnósticos que hay, y como es cada uno de ellos. Por eso, yo, una persona que convive todos los días con esto, voy a escribir varios pensamientos que tengo sobre el tema.

Empecemos por el nombre “discapacidad”, o en inglés “disability”, o sea “sin capacidad o habilidad”. Este nombre me parece incorrecto, ya que todas las personas tienen alguna habilidad y son capaces para algo, no hace falta que sea física, mental y/o cognitiva. También me parece mal decir “discapacitados” porque ahí se está poniendo la dificultad por encima de la persona y así la estamos menospreciando, es mucho más correcto decir “personas con discapacidad” porque así la discapacidad es un agregado a la persona, pero primero es persona. Tampoco esta bien el termino “personas con capacidades diferentes” porque eso incluye a todo ser humano, todos somos capaces en algo distinto. No encuentro un nombre correcto para llamarnos. Entonces voy a seguir diciendo “discapacidad”  y “personas con discapacidad” porque es una manera de decir internacional, y me parece que todos sabemos a que se refiere.

Dentro de este término existen muchas divisiones: fisica (alguien que le cuesta o no puede caminar, alguien ciego, alguien con dificultad para hablar, etc.), mental ( alguien autista, es deciruna persona que le cuesta conectarse con el mundo exterior, alguien que le cuesta seguir ordenes o pautas impuestas por la sociedad, etc.) y cognitivo (por ejemplo, alguien que le cuesta adquirir nuevos conocimientos). Muchas veces pueden estar combinadas y muchas veces no.

El problema surge, a veces, cuando personas que están fuera de lo que es “el ámbito de la discapacidad” intentan relacionarse con una persona con discapacidad, dado que muchas veces se deduce que alguien que se mueve de una manera no convencional también tiene un problema mental, entonces hay que hablarle como a un nene chiquito sea la edad que tenga. En estos casos la persona que es tratada así se siente incómoda y no sabe como responder. Esto también se puede dar con una persona grande con un retraso mental que es tratada como alguien más chico.

La realidad es que hay que dirigirse a todas las personas de acuerdo a su edad sin miedo y sin ningún prejuicio, lo único que cambia es lo que sabe y de lo que le interesa hablar, como a cualquiera, y si no sabes como o de que hablar ¡pregúntale!, si puede te lo va a contestar. Una de las cosas que mejor hace sentir a una persona con discapacidad es sentirse integrado.

Obviamente, también estoy muy agradecida con la gente que hace de todo para que yo participe de una actividad al igual que todos. Alguien que integra bien a un grupo de personas (sea la dificultad que tengan, puede ser desde no poder mover ninguna parte de su cuerpo, hasta, modular mal una palabra) es alguien que se enfoca en lo que cada uno puede hacer pese a su dificultad, y no en lo que esta le impide hacer.

Y lo más importante, tener esta misma visión sobre uno mismo, siempre hay que construir sobre lo que uno puede y le gusta hacer.

A veces, esto de hacer lo que de verdad te gusta es difícil de cumplir en personas con discapacidad, debido a todas las terapias que uno tiene que cumplir (kinesiología, terapia ocupacional, fonoaudilogia, ect) y todas las indicaciones de estos profesionales (usar valvas, férulas, hacer mas ejercicio, elongar, etc.). Todo esto es muy difícil de cumplir a la vez, y en mi caso se suma el estudio. Aunque después de esto uno queda muy cansado, para mi, es muy importante dejarse un tiempo para descansar, para tener una vida social y para realizar (como cada uno pueda) alguna actividad que de verdad le apasione en la vida, en mi caso el teatro. Haciendo esta actividad tenes algo en que identificarte y para seguir mejorando en las terapias y en la vida. Es fundamental tener una meta real en la que trabajar.

En conclusión,  todos tenemos alguna discapacidad, pero siempre hay que verse a uno mismo y a los demás como alguien que puede lograr más cosas y creer que puede. Yo creo que si se quiere mucho algo y lucha se por obtenerlo, el universo, D-s o alguien te lo da. Quizas, no lo podes hacer de la manera convencional, pero quien dice que hay que hacerlo así, si lo haces con dedicación y amor podes lograrlo a tu manera.

 

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (7 votos)
Bookmark and Share