Ud. está aquí DECLARACIÓN DE LA DAIA ANTE EXPRESIONES DEL RABINO SAMUEL LEVIN

DECLARACIÓN DE LA DAIA ANTE EXPRESIONES DEL RABINO SAMUEL LEVIN


Publicado por: David Salischiker el 27 Septiembre 2010

Bookmark and Share
Autor: 
Lic. Victor Garelik
Fuente: 
DAIA

 

La DAIA, representación política de la comunidad judía argentina, rechaza  los conceptos vertidos por el Rabino Samuel Levin, el pasado 22 de septiembre de 2010, quien expresó ante la Agencia Judía de Noticias que “la comunidad tiene una dirigencia y es el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, y el Gran Rabino de la comunidad judía, que es Ben Hamú”. En esa misma declaración consideró que “a ellos debemos respetar porque son la conducción formal y representativa de la comunidad”.

 

La DAIA, cuya misión institucional consiste en enfrentar toda forma de antisemitismo y discriminación, bregando por la diversidad y el pluralismo, considera que dichas declaraciones no hacen más que confundir a la comunidad y a la sociedad argentina acerca de quienes sustentan la representatividad frente al Estado y a las instituciones comunitarias. En este sentido, se impone subrayar que la DAIA representa políticamente a más de 140 instituciones, entre ellas la AMIA, cuyas misiones específicas reflejan todas las formas de la judeidad argentina y reivindica para todas ellas la capacidad de actuar  libremente, sin censura, y sin evaluación de superioridad por parte de ninguna de ellas para el cumplimiento de dichos fines. Al mismo tiempo, considera, que todas las formas de manifestación de lo judío merecen el respeto y la consideración por parte de la sociedad en su conjunto y de las diferentes instituciones que forman parte integrante de la comunidad judía argentina.

 

Dr. Fabián Galante
Secretario General

Ángel Schindel
Vicepresidente e.e.

 

Buenos Aires, 27 de septiembre de 2010

Su voto: Ninguno Promedio: 3.7 (3 votos)
Bookmark and Share

Acuerdo con la declaración de DAIA en tanto AMIA no es la representación oficial de la comunidad judía ante el Estado. Creo que el atentado ha dado a AMIA un protagonismo mediático que confunde las cosas.

Con todo, el problema de representatividad de las instituciones es grave más allá de los formalismos. Sería bueno que todos nos acordásemos de votar en AMIA cuando llegue el momento... y que hagamos algo para que DAIA sea una representación más conectada con sus representados.

Por último: entiendo que las declaraciones de Levín apuntaban también a quienes por su proximidad (u oposición, según el caso) al gobierno se arrogan representatividades que no tienen. En ese punto -y por ahora sólo en ése- le doy la razón a Levin. La participación en uno u otro Te Deum del bicentenario, por ejemplo, puede ser vista para cada uno de los rabinos que eligieron hacerlo como un acto particular, pero es visto por el público en general como una participación comunitaria y, de ser así, hay que decir que fue inconsulta.

La respuesta debería ser más y mejor representatividad y más espacios de debate y negociación. Al menos mientras algunas figuras se llaman a la mesura. Llegado el momento, espero que la figura que nos represente no sea Ben Hamú, porque si el judaísmo fuera un partido me obligaría a desafiliarme...