Ud. está aquíMax Berliner cumple 93 años y mantiene firme la bandera en defensa del idish

Max Berliner cumple 93 años y mantiene firme la bandera en defensa del idish


Publicado por: Javifenix el 24 Octubre 2012

Bookmark and Share
Fuente: 
Iton Gadol

 

 “Estoy mejor que antes”, arranca la conversación con Max Berliner, el legendario actor que hoy 23 de octubre cumple 93 años y promete dar pelea para defender la cultura judía y el idish.

Rodeado de su familia y el cariño de los jóvenes que lo siguen a través de las redes sociales, Max festeja este cumpleaños con una agenda colmada de proyectos, ya que en estos días trabaja en los ensayos de “Póstumos”, la obra de José María Muscari, que protagonizará junto a otra histórica de la escena nacional Hilda Bernard y que próximamente se estrenará en el Teatro San Martín.

“Tengo ganas de volver vivir los 93 años, no pienso en cuando me voy a arriba o abajo, sólo pienso en crear y seguir creando”, asegura, en diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN), el actor y director que mientras ensaya ya piensa en una nueva obra.

Entre risas, Max se burla de los números y confiesa sentirse muy joven. “Parece que tengo 39 en vez de 93, en verdad no siento los años. ¿Cuál es el secreto? Tener proyectos siempre. Escribo muchos papelitos que son proyectos que los haré mañana o pasado. Creo que el refrán está mal dicho, hay que dejar para mañana lo que se puede hacer hoy”, propone.

Con una lucidez envidiable, Max le da crédito al apoyo que día a día le brinda su esposa, la actriz y pintora Rachel Lebenas, pero también la ayuda de los hijos y el aliento de los nietos. “Mi nieta Carolina me ayuda mucho, la veo como Chaplin, mañana va a ser una actriz y va a seguir adelante”, cuenta el actor cargado de felicidad.

Max aclara que recientemente tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en un ojo, pero eso no lo detuvo mucho tiempo. “Ya estoy mejor o hago que estoy mejor”, dice ante la mirada atenta de los familiares.

En esta charla no podía quedar al margen su opinión sobre la cultura judía y el actor confiesa que la ve “un poco decadente” y lamenta la desaparición que está sufriendo el idish.

“Esto no es culpa mía, soy el único que lucha por el idish. Yo me la juego y si alguien pone la plata y la gente hacemos teatro en idish. Alguna institución, la AMIA, el IWO, tendrían que poner la plata porque estos actores necesitarían una remuneración”, desafía Max, quien sostiene que “cuando hay ganas de hacer las cosas se hacen”.

-Max, en estos 93 años, ¿hay algo que le haya quedado pendiente por hacer?

-“Sólo volver a hacer teatro en idish. Había diez teatros en idish en la Argentina y desparecieron todos. Revistas, diarios, por qué tienen que desaparecer si se pueden mantener”, responde uno de los máximos referentes del idioma judío en la Argentina.

Llegar a Buenos Aires

Max nació en Varsovia el 23 de octubre de 1919 y llegó a la Argentina con su familia, cuando él tenía dos años. Su madre era costurera y su padre broncero, y se mudaron al barrio de Once. “Me acuerdo que mi padre no quería un hijo doctor sino actor y buscaba entidades de polacos judíos hasta que se acercó a un grupo que hacía una obra y necesitaba un pibe de cinco años, tengo la foto”, cuenta.

Con un parlamento en idish fue que Max Berliner debutó en una obra teatral de Sholem Aleijem, Inmigrantes, cuando tan solo tenía cinco años y trabajaba en una fábrica de camas.

“Cuando empecé lo hice en idish que era mi idioma, luego empecé con el castellano y a los 18 años cree el grupo ARTEA y luego abrí la sala ARTEA”, relata el actor y director. En esa aventura de contar con la sala propia también participó su esposa la actriz y pintora Rachel Lebenas. Pero por razones ajenas a su voluntad, el teatro que en cada butaca tenía el nombre de un actor judío no pudo mantenerse abierto.

Desde 1947, Max ejerció como profesor de teatro y música en idish en la escuela Sholem Aleijem, donde estuvo casi 60 años. Por su trabajo, la escuela bautizó a su salón de actos con el nombre de "Max Berliner".

El acto también fue protagonistas de películas como El profesor tirabombas, La Nona y de clásicos como La Patagonia Rebelde, Los gauchos judíos, Plata Dulce, Pasajeros de una pesadilla y Highlander II, entre otros éxitos.

Este año, el actor y director recibió un reconocimiento a su trayectoria en el mundo del espectáculo durante la entrega de los premios Martín Fierro.

Pero la presencia de Max no solo se nota en el mundo del espectáculo con 88 años de carrera sino también en las redes sociales, luego de que en 2009 realizara una publicidad para un medicamento contra el reuma.

Los analistas aseguraron que la gran repercusión de este comercial -donde se ve un Berliner ágil, haciendo destrezas gimnásticas- le dio una gran popularidad en el público joven.

Lo cierto es que se realizaron decenas de homenajes a través de YouTube y durante la transmisión de los premios Martín Fierro 2010, los usuarios de Twitter generaron miles de mensajes sobre Max Berliner "convirtiéndolo en un héroe urbano que todo lo puede", según informó en su momento el diario Perfil.

Antes de cerrar la charla y de enviar un saludo a toda la comunidad judía, Max insiste con su mensaje que ya es como una campaña de vida: “Recuerden que el idish no puede desaparecer”. 

 

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (1 vote)
Bookmark and Share