Ud. está aquíReflexiones sobre el futuro de una Comunidad Judía. Para tener en cuenta.

Reflexiones sobre el futuro de una Comunidad Judía. Para tener en cuenta.


Publicado por: nora el 13 Septiembre 2009

Bookmark and Share
Autor: 
León Trahtemberg
Fuente: 
Para Plural Jai

 
Leer sobre la comunidad judía del Perú puede resultar interesante para los judíos latinoamericanos, no solo porque el “case-study” de un país abre espacios para aprender de una comunidad detalles que son aplicables también a otras, sino porque estamos en una coyuntura en la que muchas comunidades judías están pasando por crisis de representatividad y angustias respecto a su futuro, que hace que aquellas que cuentan con dirigentes serios y preocupados estén más alertas y dispuestas a analizar y aprender de la experiencia de otros. 

 
En el año 1984 participé en Lima por primera vez en un foro comunitario cuyo objetivo era analizar la realidad comunitaria con miras a planificar su futuro en los mejores términos. Como producto de dos desastrosos gobiernos, el del General Juan Velasco y el de Fernando Belaúnde (y uno por venir, el primero de Alan García), estábamos en una situación de franco decrecimiento poblacional judío por una creciente emigración; exceso de instituciones y patrimonio inmobiliario comunitario; incipientes dificultades para juntar fondos y mantener las instituciones y la ayuda social para los necesitados. La población estudiantil del colegio judío había caído de 1050 alumnos en 1972 a unos 700 en 1984 con tendencia a seguir decreciendo.
 
En mi condición de director del colegio judío “León Pinelo” había hecho un  estudio de las proyecciones futuras del alumnado del colegio, el cual resultaba muy preocupante por el continuo decrecimiento poblacional esperado y la previsible dificultad de contar con fondos que garantizaran la alta calidad de la educación.  Eduardo Bigio, líder del comité de Relaciones Humanas de la comunidad, convenció a los dirigentes de las tres kehilot sobre la necesidad de   abordar este tema, clarificar nuestra visión de futuro y poner en agenda el posible redimensionamiento de la comunidad. Hubo discusión, buenas ideas, compromisos, pero cero resultados concretos.
 
Hasta la fecha ha habido al menos otras 3 ocasiones similares antes de la última que se realizó el reciente domingo 16 de agosto del 2009, oportunidad en la que  se congregaron unos 60 dirigentes de toda la comunidad judía contando con los facilitadores del Joint venidos de Argentina para realizar una reflexión conjunta en torno al futuro comunitario y propiciar la creación de espacios de diálogo. Visitaron Lima Alejandro Kladniew, Vice Director Regional del Joint para América Latina y el Caribe, y Ram Tapia Adler, Consultor del Joint para Perú.
 
Los asistentes concluyeron que había necesidad de un cambio en la cultura organizacional para que sea más funcional a las necesidades de la comunidad y la urgencia de  definir una agenda comunitaria concensuada, para orientarla hacia un destino  auspicioso.
 
El resumen de lo acordado fue publicado en el boletín de Hebraica (21/8/2009) en forma de carta firmada por el presidente de la AJP Daniel Schydlowsky y sus copresidentes, que en esencia yo resumiría así:
 

  1. Procurar una organización comunitaria más eficiente con un liderazgo representativo y de alta calidad ética (habida cuenta que hay varios ex dirigentes cuestionados precisamente por esas razones)
  2. Procurar una organización económica eficiente para evitar duplicidades, ineficiencias y la desatención de requerimientos urgentes
  3. Redimensionar los servicios, instituciones y patrimonio de la comunidad
  4. Contar con un solo órgano (boletín) de comunicación intracomunitario
  5. Invertir en la mejor educación judía
  6. Apoyar proyectos para la juventud universitaria
  7. Hacer un estudio demográfico judío
  8. Trasladar la sede del club social deportivo Hebraica para que esté más cerca de los hogares de la gente de la comunidad, (lo que en esencia significa vender un patrimonio enorme, adquirir uno más pequeño y guardar fondos para el mantenimiento y servicios comunitarios).
  9. Armar una bolsa de trabajo para los desempleados judíos
  10. Resucitar un Comité de Relaciones Humanas de la Asociación Judía del Perú (AJP) que sirva para vincular a la comunidad con el mundo de la prensa y la política.

 
Podría escribir un artículo completo sobre porqué es altamente probable que  ninguno de esos 10 objetivos se cumplan y queden en el nivel de “wishful thinking”. Hay lugar para ser escépticos respecto a los resultados de esta “jornada de reflexión”, no solo porque parece ser un ritual que se repite cada 10 años con similares motivaciones, similares discusiones y similares acuerdos que por supuesto no se van a concretar, sino porque se ha tratado de abordar directamente los temas operativos sin que se haya definido previamente la visión de la comunidad, el diagnóstico descarnado con miras al futuro, las metas priorizados, los medios requeridos, y el tipo de liderazgo capaz de llevar adelante ese proyecto comunitario.
 
Se parece mucho a la realidad política latinoamericana, en la que los dirigentes  políticos y autoridades están por un lado prometiendo diseños nacionales que nos conducen inexorablemente al desarrollo, pero con niveles de liderazgo y ejecución absolutamente ineficaces que solamente perpetúan el subdesarrollo y la inequidad.
 
No se han abordado con suficiente profundidad las preguntas claves que darían lugar a una necesaria autocrítica previa a cualquier intento de reformulación.

  1. ¿Porqué no es atractiva la comunidad?
  2. ¿Cómo se ha llegado a esta situación?
  3. ¿Qué actores centrales traban cualquier intento serio de reforma?
  4. ¿Cuánto pesan las visiones e intereses particulares de los rabinos y dirigentes encumbrados en asuntos colectivos comunitarios?
  5. ¿Qué hace que brillantes empresarios, ejecutivos y profesionales cuando son colocados en cargos comunitarios se vuelvan tan cortoplacistas, emocionales e   incompetentes?
  6. ¿Qué escenario futuro se le presenta al colegio judío para mantener su atractivo y competitividad social, y cómo se financiará ante la caída de la población y el aumento continuo de los costos educativos?

 
Por ahora, la comunidad judía se ha mostrado incapaz de dar el salto hacia adelante y más bien parece haberse quedado dando vueltas en trompo. ¿Será así hasta extinguirse? ¿ó habrá dirigentes providenciales capaces de dar una vuelta de timón?
 
En suma, más de lo mismo, en un contexto en el que lo que no avanza retrocede. Es previsible que los dirigentes comunitarios judíos que se sientan aludidos se pongan a la defensiva y esgriman una infinidad de argumentos para descalificar al autor y sus posiciones. Que aludan al vaso medio lleno para ocultar el medio vacío. Que expresen su optimismo para contrarrestar el escepticismo… igual que los políticos latinoamericanos que todos conocemos.
 
 
Pero eso no podrá ocultar las evidencias históricas de que las que han sobrevivido y florecido han sido las comunidades judías que han sabido engendrar los líderes y gestar las respuestas precisas a preguntas como las mencionadas, capaces de hacer el giro que la continuidad judía demanda. 
 
http://www.trahtemberg.com/articulos/1424-joint-y-ajp-25-anos-qy-no-pasa-nadaq.html
 

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)
Bookmark and Share