Ud. está aquíInforme especial: el judaísmo y los judíos. Vivito y coleando

Informe especial: el judaísmo y los judíos. Vivito y coleando


Publicado por: Javifenix el 02 Agosto 2012

Bookmark and Share
Autor: 
David Landau - (Traducción Roberto Faur)
Fuente: 
The Economist (Edición impresa)

 

El judaísmo está disfrutando de un renacimiento inesperado, dice David Landau. Sin embargo, existen profundas divisiones religiosas y políticas, en su mayoría se centran en Israel.

28 de julio 2012 | The Economist Edición impresa.

El JUDAÍSMO está floreciendo, tanto en Israel, donde el 43% de los Judíos del mundo viven ahora, como a lo largo de la diáspora judía. Los judíos, como nación, están floreciendo también. Los israelíes, con todos sus problemas, son las personas más felices-14º en el mundo, más felices que los ingleses o los franceses, según un informe reciente de la felicidad mundial encargado por la ONU. La vida de la diáspora judía nunca ha sido tan libre, tan próspera, por lo que no está amenazada.

En Estados Unidos, un judío observante, el senador Joseph Lieberman, fue candidato a vicepresidente en el 2000. Con Al Gore como candidato a la presidencia, casi lo fue. Su fe judía no era inconveniente, él dice, sino que atrajo a muchos votantes cristianos que toman su religión muy en serio. Lieberman y su esposa, Hadassah, "soñaban con una gran suká "(una cabaña rústica cubierta con ramas en la que los judíos comen y se entretienen durante Sucot, festival de la cosecha) en el recinto de la residencia del vice-presidente. "Sentíamos que podíamos ser nosotros mismos." Si él hubiera ido a dirigir la Casa Blanca, como él esperaba, "yo hubiera sido observante allí, también."

"El Judío es cool en Estados Unidos", dice JJ Goldberg, un escritor. "Las celebridades acostumbran cambiar sus nombres para ocultar su identidad judía. Ahora se habla en la televisión sobre la forma en que tratan de inculcar la identidad judía en sus niños medio-judíos. Tome [la actriz] Gwyneth Paltrow. Su padre es descendiente de rabinos, su madre es una protestante de clase media estadounidense. Ella escribe en su blog acerca de sus recetas de alimentos kosher favoritos para el seder [la oración de la familia en la cena de la celebración de la Pascua, la Fiesta de Primavera]. Los Seder son populares entre los no judíos. El Bar-mitzvá [la ceremonia de ingreso a la adultez] está de moda, también. Los niños lo ven en la televisión, ven a sus amigos-y ellos lo quieren también".

En las pequeñas comunidades de la diáspora, también, los judíos están prosperando, aunque no hay ningún lugar semejante con esa misma sensación sin fisuras, como en Estados Unidos. En Rusia y Ucrania, donde el judaísmo y el sionismo fueron reprimidos en la época comunista, los judíos son prominentes en los negocios. La filantropía judía está reconstruyendo la vida de la comunidad para aquellos que optaron por quedarse en lugar de emigrar a Israel o a Occidente.

Israel y la diáspora judía, por otra parte, están en alineación fuerte y leal. Los judíos de la Diáspora, en términos generales, aman y cuidan a Israel. Ellos lo apoyan en contra de sus enemigos, reales y percibidos, respaldan su gobierno y se resienten de sus críticos.

Nada de esto se podría haber predicho tan sólo unas décadas atrás. Hitler ya había aniquilado un tercio del pueblo judío. Mil años de civilización judía en Europa central y oriental había sido arrasado. Afortunadamente para la supervivencia judía,  la "solución final" de los nazis había sido precedida por una oleada de pogromos en todo el imperio zarista, que se inició 60 años antes, enviando olas de emigración de judíos en masa hacia occidente. En el momento que Hitler atacó, algunos de los 6 millones de Judios  estuvieron a salvo en América del Norte y del Sur y en Gran Bretaña, con 3 millones de ellos viviendo en la Unión Soviética.

La observancia y el aprendizaje tradicional religioso ha estado a la defensiva en el centro y el este de Europa durante 150 años, hasta que la emancipación política de partes de la región abrió las puertas de los guetos, y la tradición en los shtetls (pequeñas comunidades judías) fue sacudida. Ahora la vieja vida fue aniquilada, junto con gran parte de la cultura moderna, liberal judía. Las comunidades sefardíes del norte de África y el Levante, siempre una minoría dentro de la judería, ganaron nueva importancia numérica. Junto con los lamentablemente pocos supervivientes de la Europa ocupada, se convirtieron en el núcleo de población del nuevo Estado de Israel.

El error de Ben-Gurion

Sus fundadores, los sionistas socialistas en su mayor parte, pensaban que los vestigios de la antigua religión pronto desaparecerían. David Ben-Gurión, primer ministro de Israel, sostuvo que los 2.000 años de diáspora del judaísmo eran una desviación del verdadero cumplimiento de la ética judía. El Talmud (antiguo cuerpo de la ley y la tradición del judaísmo) era demasiado casuístico, él sentía, el nuevo Estado debía rememorar a la Biblia. Sin embargo, estuvo de acuerdo en eximir a unos pocos cientos de estudiantes de Talmud del servicio militar, seguro de que eran una raza en extinción.

Antes del Holocausto, el sionismo, el movimiento por la independencia judía en Palestina, tuvo que luchar por el apoyo popular judío. Ahora fue reivindicado, al menos en sus propios ojos. Sin embargo, algunos judíos, especialmente en Estados Unidos, aún no estaban convencidos. Israel, luchando por su supervivencia, inundado por inmigrantes indigentes, parecía precario para ellos. La asimilación en los Estados Unidos fue la consigna. Formas atenuadas de práctica religiosa que se originaron en el siglo 19 en Alemania, fueron adoptadas por los niños con movilidad ascendente y nietos de la generación de inmigrantes.

La inculturación de los judíos de Norteamérica hacia su nación judía cambió drásticamente después de la guerra de los seis días en 1967. La experiencia colectiva de miedo, y después el alivio y el júbilo, generaron una corriente de solidaridad con el Estado judío asediado. Mezclada con estas emociones había una sensación de inquietud, incluso de culpa, sobre la ineficacia de los grupos de presión judía estadounidense durante el Holocausto para que el Presidente Roosevelt rescatara judíos.

Los sociólogos dicen que Israel y la recaudación de fondos y la presión en su nombre-se convirtió en la "religión secular" de la Comunidad judía Norteamericana. Una campaña boca a boca por la libre emigración de los judíos soviéticos también atrajo un amplio apoyo, especialmente entre los judíos más jóvenes.

A comienzos del siglo 21, por otra parte, el postmodernismo fue cargando un inesperado peso tanto en el ateísmo dogmático de Israel como en el asimilacionismo de la diáspora. "El post-modernismo ha sido amable con todas las religiones", dice Moshe Halbertal, un filósofo que vive en Jerusalén. "La razón fue depuesta, no hay gran relato fuera de allí nunca más." Etnicidades e identidades unidas mediante un guión animan a la gente a disfrutar y mostrar su diversidad en lugar de mantenerlos fuera de la vista.

Muchos judíos de la diáspora todavía están hoy a la deriva fuera del judaísmo o fuera de la judeidad, u optan por irse. Pero muchos otros toman conscientemente la decisión de permanecer en él, eligiendo una de las muchas nuevas formas de expresar su compromiso. Exactamente lo que define al judío sigue siendo un tema de mucho debate. Este informe especial se centrará en aquellos que se identifican formalmente con la fe (ver la tabla de las principales denominaciones), pero en Israel, incluso los no religiosos son influenciados por la cultura judía y las costumbres.

La ortodoxia judía ha venido surgiendo de nuevo. Los matrimonios precoces y los altos índices de natalidad han producido una explosión demográfica entre los ultraortodoxos haredim (temerosos de Dios). Esto ha inflado sus números, compensando la constante salida del judaísmo activo causada por la asimilación. El total global de judíos en todo el mundo es un poco mayor de lo que era hace 40 años (véase el gráfico).Según estimaciones conservadoras, uno de cada diez judíos ahora es haredí. La "ortodoxia-moderna" representa otro 10%.

A muchos israelíes les gusta pensarse a sí mismos como "tradicionales". Pero incluso los declaradamente laicos viven vidas judías, y de hecho vidas religiosas, de muchas maneras subliminales; e Israel irradia cada vez más su carácter judío nacional, cultural y religioso en las comunidades de la diáspora.

Tras el colapso del proceso de paz con los palestinos en el 2000 y la violenta Intifada (levantamiento) que siguió, las actitudes políticas israelíes se han endurecido sensiblemente. En teoría, todos los principales partidos israelíes se han comprometido a una "solución de dos Estados"; en la práctica, el crecimiento del movimiento ortodoxo-moderno de colonos encabeza en Cisjordania una política de gobierno de ocupación sin fin. Para mantener y justificar esa política, una estridencia nacionalista Zeitgeist (espíritu de época) está evolucionando. En ausencia de progresos hacia la paz, ello puede ser inevitable. Tal vez sea inevitable, también, que esté ganando el alma de la diáspora judía.
 

Nuestra clase de paz

Sin duda, la mayoría de los miembros de la sinagoga no ortodoxa en los suburbios de Connecticut, como la mayoría de los israelíes y los judíos de la diáspora, le dicen a los encuestadores que apoyan la paz y dos estados. El ambiente allí, en un domingo reciente, difícilmente podría haber sido más civilizado. Judios, cristianos y musulmanes comían panchos calientes y ensalada de col, juntos antes de salir a limpiar el parque del barrio. El rabino habló palabras de apropiada inspiración interreligiosa. En la biblioteca de la sinagoga el personal había extendido alfombras en el piso para que los musulmanes rezaran.

En el pasillo, fuera de esta mezquita temporal, dos escolares musulmanes leen la declaración israelí de independencia: "Extendemos nuestra mano de paz y unidad a todos los estados vecinos y a sus pueblos." Ello fue exhibido junto a un mapa de la región. "Gaza no", señaló uno. "Cisjordania tampoco", agregó su hermano. Un celador de la  sinagoga explicó más tarde que el mapa era "bíblico, no político".

El sentimiento político imperante de los judíos en la actualidad es de una actitud defensiva agresiva, una curiosa amalgama de victimismo e intolerancia. La disidencia acerca de Israel está desalentada y, a menudo amordazada por completo. Entre los judíos británicos, unos 300.000, “una atmósfera absolutamente McCarthysta se ha creado", dice Jonathan Freedland, columnista político. "La gente tiene miedo de decir lo que siente." En Norteamérica "la discusión honesta acerca de Israel se paraliza en gran medida", señala Arnold Eisen, un historiador y rector del Jewish Theological Seminary, una escuela rabínica en Nueva York. "Algunos rabinos dicen lo que piensan ... pero la gente no quiere luchar y hay una renuencia a discutir sobre Israel. La derecha dice que tú estás dando ayuda y consuelo al enemigo si dices algo crítico sobre cualquier política israelí." Teniendo en cuenta el poder de Israel y la fuerza y la influencia de la diáspora judía, parece paradójico.

El resurgimiento de la fe religiosa está profundamente envuelto en esto. El nacionalismo, la xenofobia y el judaísmo confluyen y distorsionan. Los judíos se encuentran fuera de sintonía con la mayoría de la opinión mundial, que intensifica un extendido sentimiento de aprensión. Las amenazas de Irán y las pretensiones nucleares proporcionan un foco para estos sentimientos. Los líderes judíos de la Diáspora insisten en que Israel es interpretado erróneamente. Ellos atribuyen la crítica al antisemitismo, que está aumentando de nuevo.

Arthur Green, un erudito del misticismo judío y profesor en una escuela rabínica en Boston, culpa a la política de Israel y el apoyo general de la Comunidad Judía Norteamericana por ello "el hecho de que muchos y muchos judíos pensantes se alejaban. Y luego nosotros decimos, bueno, no son judíos comprometidos de todos modos, así que quién se preocupa por ellos? "
La acusación de que la ideología israelí desvía a los jóvenes judíos de la diáspora de su judaísmo y su identidad judía ha sido agudamente avanzada por Peter Beinart, un periodista de Washington, DC. Ha causado gran controversia entre la comunidad judía norteamericana. Sin embargo, muchos otros expertos niegan la relación de causalidad. Los judíos, especialmente los más jóvenes, han estado desertando en grandes cantidades durante años, señala Eisen. A medida que su apego al judaísmo se debilita, también lo hace su compromiso con Israel. Los que critican a Israel e incurren en la indignación de la comunidad, son al menos tantos como aquellos que tratan de silenciarlos."El amor tiene una voz", insiste.

Traducción: Roberto Faur.
 
Su voto: Ninguno Promedio: 3.4 (11 votos)
Bookmark and Share