Ud. está aquíHamas, el enemigo interno

Hamas, el enemigo interno


Publicado por: Javifenix el 29 Noviembre 2012

Bookmark and Share
Autor: 
Marcos Aguinis
Fuente: 
perfil.com

 

Es notable. Durante la infernal semana pasada, que no empezó de golpe, sino que fue el resultado de meses de bombardeos de Hamas contra Israel, siguieron funcionando algunas cosas. El gobierno israelí ni siquiera amenazó con cortar la electricidad, ni el agua, ni los combustibles a la Franja. Tampoco dejaron de llegarle decenas de camiones con alimentos y medicinas. La prensa no se dedica a mostrar semejantes aspectos porque no venden tanto como un edificio en ruinas o el cadáver de una mujer o un niño. Tampoco se han dejado de transportar enfermos a los hospitales israelíes ni de hacer llover octavillas en árabe para que la gente se apartase de las lanzaderas de misiles.

Quienes claman por la causa palestina repiten que existe una “crisis humanitaria” en Gaza. Es verdad. Pero la crisis la instaló Hamas, porque desvía los inmensos recursos que le llegan de todo el mundo. En lugar de destinarlos a la construcción y el desarrollo, el turismo y la salud, los agota en su tenaz determinación de seguir atacando a Israel hasta que consiga transformarlo en cenizas. No es una aspiración ingenua, porque figura en el Acta Constitucional de esa entidad. ¿Cómo no va a sufrir miseria un millón y medio de palestinos cuyos dirigentes derrochan millones de dólares en armas? Con la misma facilidad con que han introducido sofisticados misiles fabricados en Irán a través de túneles, podrían haberse introducido medicinas y bienes de consumo. Pero no. Los palestinos de Gaza sufren miseria, es verdad. Pero eso ocurre porque se esfuman millones de dólares en armas. El verdadero lobo del pueblo palestino es Hamas: desatiende a la Autoridad Palestina con sede en Ramallah y se manifiesta reacio a la solución del viejo conflicto mediante la erección de un Estado Palestino democrático y progresista que viva en paz con el desarrollado Estado de Israel.

Ha llamado la atención la desproporcionalidad entre el número de las víctimas palestinas y las israelíes. Pero la respuesta es fácil: Israel invirtió fortunas enormes en construir refugios subterráneos y erigir una cúpula anti-cohetes para proteger a su población civil. Aunque cada persona sólo cuenta con 15 segundos para esconderse, el resultado ha sido espectacular.

Los cohetes palestinos no iban hacia objetivos militares, sino hacia los centros poblados. De no haber sido por esos refugios y la cúpula antimisiles, el número de víctimas israelíes habría sido incalculable. En Gaza, por el contrario, las lanzaderas fueron instaladas en escuelas, mezquitas, hospitales y centros comerciales, transformados de esa forma en escudos humanos, así la respuesta israelí provocaría más muertos y heridos y aumentará la indignación del mundo contra ese sanguinario agresor. En Israel cada edificio tiene un refugio anti-aéreo, en Gaza los únicos que disfrutan de ese privilegio son sus gobernantes.

Ahora se ha logrado una tregua. Enhorabuena. Pero la tregua durará mientras Hamas recupere sus armas. Cuando pueda, lanzará los misiles. El objetivo de esa organización (que no sólo Israel llama terrorista), es destruir por completo a Israel. Debería establecerse una vigorosa supervisión internacional para que los dineros que llegan a la Franja sean destinados al bienestar de la gente, no a fabricar y comprar armas. Egipto ha efectuado un buen aporte a la relativa pacificación. Pero debería evaluar su propia culpa por haber dejado pasar desde el Sinaí a Gaza un número incontable de misiles iraníes. Para eso no parece funcionar el detestado “bloqueo”.

 

Su voto: Ninguno Promedio: 3 (2 votos)
Bookmark and Share