Ud. está aquí “La conspiración de los idiotas”. Aguinis

“La conspiración de los idiotas”. Aguinis


Publicado por: Javifenix el 20 Agosto 2012

Bookmark and Share
Autor: 
Rabino Baruj Plavnick
Fuente: 
http://www.mensuarioidentidad.com.uy

 

Palabras del Rabino Baruj Plavnick en la Convención de Comunidades del Movimiento del Judaísmo Reformista Mundial 

Les voy a hablar como judío argentino con más de 30 años ejerciendo el rabinato en este país. Voy a hablarle desde mi experiencia en este país, pero por lo que conozco de otros países de la región, de Norteamérica y de Israel tengo la sensación que lo que pienso también se aplica más allá de la Argentina. Más o menos cuando yo recibí mi Smija de Rabino; Marcos Aguinis, un agudo e inteligente pensador y novelista judeo-argentino publicó una novela que llamó: “La conspiración de los idiotas”. 

La Comunidad judía argentina es una comunidad muy argentina, inclusive más argentina de lo que es capaz de reconocer. (Las comunidades sudamericanas son más sudamericanas de lo que quisieran). A veces me parece que la Argentina no está habitada por “ciudadanos” sino por idiotas: Para protestar por la mala calidad de la salud pública - se destruye un hospital. Para reclamar por la mejora en la educación - se suspenden las clases. Para protestar por decisiones del gobierno que afectan intereses de un sector, se organizan un boicot a los demás ciudadanos. Los políticos obviamente no se inmutan! El judaísmo argentino tiene el mismo síndrome IDIOTA! Y la conspiración no es un complot programado sino la expresión natural de la idiotez. La idiotez tiene un poder centrífugo que logra que todos los idiotas se encuentren en el centro. Cuantos más idiotas ocupan el centro, más afuera está la inteligencia, la sabiduría, la compasión y la sensatez. Creo que podría proponer una “teoría científica”

La fuerza centrifuga de la idiotez lanza hacia el centro a los idiotas, con poder inversamente proporcional al que lanza a los sensatos hacia afuera. Necesitamos hacer que cambie el sentido de las fuerzas, y la sensatez, y la inteligencia, y el amor se instalen en el centro. El judaísmo denominacional está triturando al judaísmo. Conservador, Masorti, Reformista, Liberal, Progresista, Reconstruccionista, Renovador, son “traed-marks” marcas comerciales! Son camisetas de equipos de futbol que compiten en un campeonato por la copa mundial de la idiotez. El fundamentalismo no es una cualidad exclusiva de la ortodoxia, parece ser una cualidad humana que se despierta arrolladoramente ante la incertidumbre. Y sin duda la experiencia mundana muestra lo que los filósofos dicen: UNO DE LOS SIGNOS destacados de nuestro tiempo es la creciente dificultad para distinguir lo cierto de lo incierto. Y tal como el dicho popular reza, en el reino de los ciegos el tuerto es rey El título de esta sesión es: What is the balance between tradition and Modernity? And mi answer is… No hay balance! El Rab Mijael Marmur ya dijo ayer en la sesión inaugural que no hay Tradición, lo cual me exime de ahondar en esta cuestión. Y yo voy a agregar que no hay modo de NO ser moderno, no hay modo de no vivir el tiempo que vivimos.

Aún quien quiere resistirse a la modernidad y atrincherarse entre los “cuatro rincones de la Halajá”, no son más que Modernos asustados. Porque los cuatro rincones de la Halajá se encuentran tan distantes uno del otro como las costas del océano. La estrechez del concepto de Halajá en la ortodoxia y una buena parte del conservadorismo, es una consecuencia de la “Modernidad”. Es decir para tratar de NO SER moderno, tienen que ser modernos. No hay más remedio!! Quiero decirles cuás es mí formula preferida de ser judío pero antes necesito compartir con ustedes dos problemas que me preocupan: 1) El judaísmo se ha vuelto terriblemente etnocentrico. La condición judía cada vez más está referida, al ethos nacional, y menos al pathos ético espiritual. El sionismo no es un proyecto de reconstrucción nacional de un pueblo en su tierra ancestral, sino una ciénaga de intereses políticos. En la Diáspora hoy no somos un pueblo sino una clase social, preocupados por nuestros intereses sectoriales. El contenido de nuestras vidas, la agenda de nuestras vidas está determinada por las ambiciones económicas sociales.

El contenido judío más relevante es el anti-antisemitismo, el anti-antisionismo. En las olimpiadas de la idiotez el pueblo judío compite por medallas de oro. Se necesitarían siete planetas tierras para conseguir los recursos que permitiría a todos los habitantes actuales del planeta vivir de igual modo que se vive en Norteamérica. La pobreza no es una calamidad natural; es la consecuencia de la INJUSTICIA!! La guerra no es una respuesta natural a la pulsión de supervivencia. Es la orgía de cinismo alimentada por la mezquindad cobarde de todos nosotros (o la mayoría) Lo primero que publicó Abraham Joshua Heschel, fue un libro de poesías en Idish que llamó: “Der Shem Ha meforash: Mench” – El Nombre Sagrado De Dios: Mench! Es muy difícil traducir la palabra “Mench”.

Los que como yo tuvieron hace 50 o 60 años, el privilegio de escuchar a judíos genuinos hablar el idish, recordaran cuan común era escucharlos decir: Ziz shver tzu zain a Id. “Qué difícil que es ser judío!” Yo también tuve el privilegio de escuchar a Marshall Meyer decir: ziz noj shver tzu zain a mentch, es mucho más difícil ser un Ser humano, ser persona, una buena persona...

Parte de su discurso

Su voto: Ninguno Promedio: 4.3 (8 votos)
Bookmark and Share